domingo, 25 de septiembre de 2011

Desafío Actual de la Orden Caballeros de Su Santidad el Papa “San Ignacio de Loyola”. (Orden jesuita laica que colabora en forma conjunta en obras inspiradas en la espiritualidad ignaciana sean o no sus dignatarios de la Compañía de Jesus).

.


Corresponde a nosotros dar la batalla
 y a Dios dar la victoria" 
"Ad Majorem Dei Gloriam"



“¡Adelante los que quedan! ¡Oh mínima Compañía de Iñigo de Loyola –y de Jesús! Yo quisiera que repitieses los hechos hazañosos y gloriosos de tu primer siglo –y eso pido de todo corazón a tu Jefe Jesús y a tu fundador el rengo. Pero si por una desgracia enorme llegases a caer de tu espíritu y a inutilizarte para las grandes batallas actuales, si dejases de ser la caballería ligera de la Iglesia para convertirte en burocracia o rutina, si te contaminases de mundanidad, de vanidad o de progresismo, si cedieses a la pereza o a la mentira, vicios que tanto aborreció San Ignacio, entonces... ¡que Dios tenga misericordia de los cristianos que hayan de vivir en el mundo que se viene!”

R.P. Leonardo Castellani, S.J. (31-7-1966)

"Los nuestros son como caballos ligeros, que han de estar siempre a punto para acudir a los rebatos de los enemigos para acometer y retirarse y andar siempre escaramuceando de una parte a otra. Y para esto es necesario que seamos libres y desocupados de cargos y oficios que obliguen a estar siempre quietos."

Ignacio de Loyola

Ignacio quería a los jesuitas como “caballería ligera”, dispuesta a correr con agilidad a donde lo demandaran las necesidades, especialmente en temas de frontera.

Él conocía bien los problemas sociales de su tiempo. Y, como convertido, sintió en sus carnes las tensiones existentes entonces entre fe y vida. Su época, el Renacimiento, había levantado nuevas problemáticas, a las que la fe tradicional, fanática y fundamentalista, no sabía responder adecuadamente

Se desarrollaba entonces una tensión especial, al parecer irreducible, entre fe y ciencia. Los creyentes tradicionales se oponían a ciertas afirmaciones y adelantos de la ciencia; y los científicos consecuentes se veían obligados a negar los fanatismos anticientíficos de la fe.

Como caso típico podemos citar el de Galileo. Ante esta diatriba, Ignacio intuye que fe y ciencia no son contrapuestas, sino complementarias. Y planea unir íntimamente las dos realidades: la de la fe y la de la ciencia. Por ello se esfuerza en formar personas profundamente creyentes y seriamente científicos.

Hoy en día las problemáticas del tiempo de Ignacio están aun más exacerbadas que entonces. Aumenta la distancia entre fe y vida. Cada vez hay más personas que se escandalizan y se alejan de la Iglesia. Y pululan sin cesar ideologías mágicas, que atraen a hombres y mujeres de toda condición, ávidos de satisfacer sus frustrados deseos de liberación, de amor y amistad: de sentirse realizados como personas.

Tenemos un compromiso con un estilo de vida, que podemos ofrecer como camino para los laicos que, desde la política, la empresa, el sindicato o la comunidad regional o local, desean cambiar la realidad en la que vivimos.

El 1er Roqué fué hijo natural de Louis-Antoine d'Artois Borbon de Francia , Luis XIX

.
Según investigación de la Escritora Justa Roqué de Padilla; el 1er Roqué fué hijo natural de Louis-Antoine d'Artois Borbon de Francia , Luis XIX , Duque de Angulema, Conde de Marnes, Príncipe de Trocadero, A quién le dio la Tour de Sanint Foy Le Grand, es decir la Roque. Y lo denominó Caballero de la Roque

Corona de Luis Antonio como Delfín de Francia (data de 1824), foto de 1906.

Luis Antonio de Francia (en francés Louis-Antoine de France) (Versalles, 6 de agosto de 1775 Gorizia, Austria, 3 de junio de 1844) fue el último Delfín de Francia entre 1824 y 1830, hijo primogénito de Carlos X y María Teresa de Saboya. A su nacimiento, su tío, el rey Luis XVI de Francia, le otorgó el título de Duque de Angulema.

Nació en 1775, hijo de Carlos Felipe de Borbón, Conde de Artois y hermano menor del entonces joven rey Luis XVI y de María Teresa de Saboya.

Abandonó Francia con sus padres en 1789, debido a los acontecimientos revolucionarios, y pasó gran parte de su vida en el exilio. Contrajo nupcias con su prima hermana María Teresa de Francia, con quien no tuvo sucesión, aunque años más tarde la pareja crio como hijo a su sobrino Enrique de Artois, Duque de Burdeos. Regresaron a Francia cuando cayó el imperio de Napoleón y su tío Luis XVIII ascendió al trono.


Luis Antonio de Artois, duque de Angulema 

En 1823 le correspondió encabezar el ejército de los Cien Mil Hijos de San Luis, enviado a España para ayudar a Fernando VII a restablecer la monarquía absoluta. La expedición no encontró ninguna oposición militar importante, salvo a la hora de sitiar Cádiz donde salió victorioso de la batalla de Trocadero, y representó un considerable éxito para los absolutistas.

El 16 de septiembre de 1824, al ascender su padre al trono como Carlos X, se convirtió en Delfín de Francia y heredero de la corona. El 30 de julio de 1830, en el ámbito de la Revolución de julio, Carlos X fue depuesto.1 El 2 de agosto de 1830, Carlos abdicó sus derechos en favor de su nieto el duque de Burdeos, Enrique de Artois, minutos más tarde, Luis Antonio también renunció sus derechos en favor de dicho duque,2 por lo que fue y es considerado por los monárquicos Luis XIX de Francia y Navarra.

Segundo exilio y muerte

La familia real hubo de marchar al exilio mientras el duque de Orleans y Lugarteniente General de Reino fue elegido por las Cámaras y proclamado rey de los franceses como Luis Felipe I.

Al morir su padre en Praga en 1836, una parte de los legitimistas le consideraron como nuevo rey con el nombre de Luis XIX, por considerar inválidas las abdicaciones de 1830.3 4 No obstante, se mantuvo apartado de la política y nunca quiso adoptar esta denominación.

Murió en el exilio en 1844. Está enterrado en la cripta de la iglesia del monasterio franciscano de Kostanjevica (Nova Gorica, Eslovenia).

viernes, 23 de septiembre de 2011

Padre General Adolfo Nicolás: Carta sobre la ecología.




El pasado 16 de septiembre, el P. General ha enviado una carta sobre la cuestión ecológica. En ella anima a la Compañía a adquirir un compromiso con la sostenibilidad del planeta e invita a los jesuitas a revisar la vida personal, los estilos comunitarios y las prácticas institucionales de acuerdo con esta misión de reconciliación con la creación. Asimismo subraya la necesidad de un cambio del corazón, a fin de que, agradecido con la creación, pueda adquirir un compromiso consecuente con su cuidado.

En esta carta menciona un documento que ha aparecido con la misma fecha: "Sanar un mundo herido". Este documento fue elaborado durante el año 2010 por un grupo de trabajo -o Task Force, como fue llamado en inglés- formado por jesuitas y laico/as procedentes de todas las Conferencias. Este grupo fue convocado por el P. General y estuvo acompañado por los Secretarios de Educación Superior y el de Justicia Social y Ecología.

Se trata de un documento riguroso y profundo que ofrece una síntesis de la situación de nuestra tierra, señalando las tendencias que marcan hoy la dirección del cambio climático. También recoge las fuentes que motivan nuestro compromiso en este campo: la amenaza climática que sufren con angustia tantas poblaciones a las que la Compañía acompaña; raíces bíblicas y llamadas de la Doctrina Social de la Iglesia y de la espiritualidad ignaciana; la petición de la última Congregación General; la invitación a colaborar en este campo que nos lanzan movimientos cívicos y eclesiales.

Se cierra el texto con una sección de recomendaciones que no tiene desperdicio: se dirigen a nuestras comunidades e instituciones, a los centros de espiritualidad, pastorales y universitarios, a los medios de comunicación, a la formación y a la planificación de nuestras Provincias y Conferencias, ofreciendo posibilidades y sugerencias.

El documento ha sido editado por el Secretariado para la Justicia Social y la Ecología como Promotio Iustitiae 106 y está disponible digitalmente en: http://www.sjweb.info/sjs/PJnew/index.cfm?LangTop=3

lunes, 19 de septiembre de 2011

Altar de San Ignacio. Venera sus reliquias guardadas en un cofre


.
Altar de San Ignacio
.
.

La lámpara votiva encendida el primer día de la Congregación continúa ardiendo, y venera las reliquias de San Ignacio que se guardan en un cofre bajo el altar.


domingo, 18 de septiembre de 2011

Homilía del P. General Adolfo Nicolás s.j. en Loyola: "Los jóvenes son los que pueden cambiar nuestro mundo"

.
El 7 de agosto ha tenido lugar una multitudinaria misa en la explanada del santuario de Loyola, presidida por el P. General, Adolfo Nicolás
.
Alrededor de 3.500 personas han asistido el 7 de agosto a la misa presidida por el Padre General de la Compañía de Jesús, Adolfo Nicolás sj, en la explanada del santuario de Loyola. Los jóvenes peregrinos de MAGIS han asistido a esta especial eucaristía de envío hacia las experiencias que van a comenzar mañana en más de 100 localizaciones en toda la península.

Durante la homilía, el Padre General ha evocado en este lugar tan simbólico, al fundador de la Compañía de Jesús: "Dios está en la brisa suave, en la paz y la calma refrescante de la brisa. Y San Ignacio trata de hacernos sensibles a esa brisa, a la voz suave de Dios". También ha querido enviar un mensaje a los jóvenes peregrinos de MAGIS 2011, ante las experiencias que van a vivir a partir de mañana: "Si lo que nos preocupa es nuestro bienestar o nuestro éxito, nos hundiremos sin remedio. Si lo que nos preocupa es el servicio y lo que sufre el otro, donde está Cristo... podremos caminar sobre el mar". Después de la misa, el padre General ha orado en la capilla de la conversión acompañado de todos los sacerdotes presentes en la misa.

Por la tarde, ante los medios de comunicación, el Padre General ha resaltado el papel de los jóvenes ante los retos de este mundo globalizado: "Los jóvenes son los que pueden cambiar nuestro mundo", pero necesitan prepararse para "responder a preguntas que ni nos imaginamos". "A medida que aumenta la información disminuye la capacidad de reflexionar". La juventud "recibe pocos horizontes y mucha propaganda que les dice donde gastar su dinero", sin embargo "es importante saber que están buscando algo más". El P. General les a animar a un "sentir profundo". "Que los jóvenes sientan, que no vivan a merced de este sentimiento superficial que se vende", se trata de "ir a lo profundo del corazón". Según el Padre General, "eso se da en el encuentro, por eso MAGIS 2011 es bueno porque pone a los jóvenes en contacto con personas de otras culturas". Para aproximarse al prójimo, ha subrayado la importancia de la solidaridad, "en un mundo multicultural como el nuestro nos va a salvar la capacidad para sentir con el prójimo, de lo contrario quedaremos a merced de intereses particulares, luchas personales o tribales y vamos a perder la oportunidad de encontrarnos quizás por primera vez en la historia con una humanidad en toda su plenitud". Después, ha tenido un encuentro con 60 jóvenes, con representación de todos los países presentes en MAGIS. Ha sido un espacio de intercambio cordial y enriquecedor. A lo largo de la tarde, ha habido talleres y dinámicas de animación para seguir promoviendo la participación y reflexión de los jóvenes presentes.

Ayer por la noche, tuvo lugar la Feria de las Culturas, un espacio artístico y lúdico en el que diversos países presentaron un baile o canción de su país. Países como Indonesia, Kenia, Australia, México, España o Albania mostraron la fuerza, pasión y capacidad de expresión en esta experiencia festiva y multicultural.


.

viernes, 16 de septiembre de 2011

JESUITAS. LOS GUERREROS DE DIOS. GUARDIAS SIN ESPADA



ORDEN CABALLEROS DE
 "SAN IGNACIO DE LOYOLA" 
Jesuitas

.
Los guerreros de Dios

En 1491 llegó al mundo en la pequeña aldea guipuzcoana de Azpeitia, Ignacio de Oñaz y Loyola. Perteneciente a una familia de la nobleza vasca, el joven Ignacio escogió la carrera militar como profesión. Y a buen seguro habn'a destacado en ella sino fuera por una tremenda herida recibida durante una de las guerras que en aquel tiempo libraban las tropas españolas por toda Europa. Ignacio profesaba con devoción simple la religión cristiana, pero durante su convalecencia sufrió una fuerte transmutación en su carácter que le hizo peregrinar, primero a Tierra Santa y, a su regreso, abrazar la cruz como nuevo modo de vida.

Se instruyó en la Universidad de París donde conoció a quien sena su mano derecha, el futuro San Francisco Javier, y donde redactó las ordenanzas que regirían el día a día de los futuros miembros de la Compañía de Jesús, Orden que vena la luz el 15 de agosto de 1534 cuando sus fundadores hicieron voto solemne de servicio a Nuestra Señora en la Iglesia de Santa María de Montmartre.

Durante esa ceremonia sucedió un hecho que marcaría de modo crucial el carácter de los jesuítas. En el momento de constituirse, todas las órdenes religiosas deben pronunciar bajo juramento los tres votos típicos de pobreza, obediencia y castidad; pero Ignacio de Loyola añadió un cuarto: obediencia al Papa. El nuevo voto significaba que los jesuítas deberían responder a las órdenes de los sucesivos pontífices sin preguntas ni reparos. Eran años en los que se creía ciegamente en la infalibilidad papal y donde la fe cristiana recibía ataques de sectores como los protestantes.

Para el Vaticano suponía un regalo, ya que los primeros seguidores de Ignacio no eran simples monjes. Muchos procedían del ejército e incluso a su jefe máximo se le conocía como "el General de la Orden", cargo que continúa en la figura del holandés Hans Peter Kolvenbach. La estructura se diseñó conforme a los conocimientos guerreros de los fundadores y en muchos aspectos responde a un modelo militar. De hecho -y en su origen- en la ceremonia de ordenación de nuevos mandos éstos debían pronunciar un juramento que incluía frases como: "Prometo y declaro que, cuando se presente la oportunidad, haré la guerra sin descanso ni cuartel, secreta o abiertamente, contra todos los herejes, protestantes y liberales, tal y como me ha sido ordenado hacer, hasta exterminarlos y extirparlos de la faz de la Tierra; y que no los respetaré por su edad, sexo o condición".

Con semejante juramento, y el cuarto voto mencionado, no es de extrañar que algunos Papas eligieran a miembros de la Compañía como auténticos sicarios. Así ocurrió en el siglo XVII. A la muerte del rey francés Luis XIII le sucedió su hijo Luis XIV, pero debido a su corta edad fue su madre, Ana de Austria, la que gobernó como regente. Ella eligió al cardenal Mazarino de sucesor de Richelieu en momentos difíciles para Francia ya que el Vaticano conspiraba en su contra. Mazarino introdujo espías en el entorno del papa Inocencio X para que le informaran de sus decisiones.

La jefa del espionaje vaticano era la propia cuñada del Papa, Olimpia Maidalchlnl, quien alertada por la presencia de los espías franceses decidió crear la "Orden negra". Bajo ese nombre se escondía una unidad de asesinos cuyo único cometido consistía en acabar con todos los agentes que espiaran para Francia dentro del Vaticano. La unidad la formaron once miembros, escogidos principalmente entre los jesuitas debido a su voto de obediencia papal y a su destreza en las armas y en el asesinato silencioso. A cada uno se le entregó un sello pontificio grabado en plata en el que se veía una mujer vestida con toga, con una cruz en una mano y una espada en la otra. Se sabe que la "Orden negra" actuó con tanta destreza que sucesivos Papas hicieron empleo de sus miembros para acabar con el espionaje enemigo.

Guardias sin espada
.

El nacimiento de la Compañía de Jesús no fue producto del azar. En el siglo XVI el cristianismo se encontraba sumido en una grave crisis de fe. Tras siglos de obediencia ciega comenzaban a escucharse las primeras voces discrepantes hacia el papel del Papa y los obispos.

El adalid de aquella revolución fue Martín Lutero. experto teólogo quien acusó a la casta sacerdotal de corrupta y de apartarse de la verdadera liturgia. Lutero creía que la Iglesia necesitaba una remodelación en su diseño y en su manera de aplicar las escrituras; abogaba por una interpretación más libre de la Biblia, sin la obligación de acudir al clero para que los pasajes fueran explicados. Sus ideas calaron y dieron origen al movimiento de La Reforma.

Fue entonces cuando Ignacio de Loyola decidió fundar su Orden dándole al Papa un hábil instrumento para combatir a los reformistas que amenazaban Europa. Los jesuítas aceptaron la misión y se enfrascaron en la llamada Contrareforma, una lucha sin cuartel para evitar la herejía luterana que acabó con la victoria de los fieles a la voluntad papal, excepto en los países centroeuropeos.

Desde ese instante la Compañía de Jesús fue vista por Roma como un poderoso ejército a su servicio, cuyos miembros lucharían sin desaliento por la defensa de la fe católica.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Palacio de los duques de Lazcano/Lascano



Palacio de los Lazcano/Lascano/Lazkao
.
Fue construido en el primer tercio del siglo XVII. Cercano a la iglesia de S. Miguel, fue mandado construir también por María de Lazcano. Sigue siendo actualmente una finca privada, estructurada en torno a un patio cuadrado. La fachada principal, de sillería, dispone de dos cuerpos laterales que tienen una planta más que el resto del edificio.



El escudo está flanqueado por sendas figuras


La entrada principal se abre en la parte central, presentado columnas pareadas a cada lado de la puerta y a cada lado del balcón situado sobre ella. El conjunto está rematado por el escudo de la familia, que al tener más altura, rompe la línea del alero.

LAZKAO

Su casco antiguo está declarado bien cultural con la categoría de Conjunto Monumental. Sus edificios de mayor interés están muy cerca unos de otros. Situación: En el valle del río Agauntza, afluente del Oria. A 3 Km de Ordizia y de Beasain y a 4 Km de Ataun.

La casa consistorial de Lazakao es sencilla. Presenta la fachada principal de mampostería enlucida en la primera planta (con recercos de sillería en los vanos y balcón corrido para tres de ellos). La planta baja es de sillería, formando una arquería de arcos rebajados. Su aspecto, un tanto alargado, se debe a que a principios del siglo XX se prolongó el edificio con el mismo diseño con el fin de proveer de vivienda a los maestros.




La propia denominación del municipio indica la gran vinculación que históricamente tuvo con la familia Lazcano/Lascano, una de las principales del bando de los Oñacinos en los tiempos de la guerra de bandos. Eran también los patronos de la iglesia parroquial y dueños, entre otras propiedades, de una ferrería.



domingo, 11 de septiembre de 2011

PROTOCOLO DE LA ORDEN MILITAR DE CABALLERÍA DE SAN IGNACIO DE LOYOLA - REGLAS GENERALES – PRECEDENCIAS.






Quiénes somos 


Los Caballeros de la Orden, soldados de Dios, somos jesuitas laicos, somos hombres y mujeres de frontera, dispuestos a estar en aquellos lugares donde hay situaciones de injusticia, donde otros no pueden o no quieren estar, donde se puede tener un efecto multiplicador en bien de la misión. Hombres preparados para responder a las necesidades de nuestro mundo, solidarizándonos con las víctimas de esta historia y así acompañar a Jesús rumbo a la cruz. Somos Compañeros de Jesús, amigos para la misión, y estamos al servicio de la Mayor Gloria de Dios.


Orden Caballeros del Papa en América
Los Jesuitas conquistaron Sud América para la Iglesia de Roma 
(dijo Lord Maculay)


Se dedicaba a los gastos de la guerra contra los infieles

PRECEDENCIAS


Antelación o anterioridad que tienen los caballeros y/o damas de la orden en linea general y en particular de desplazamiento, asiento y nominación. A saber:

PAUTA GENERAL

La precedencia de la Orden, de mayor a menor sera:

1. El Superior General
2. El Gobernador General
3. El Gran Canciller
4. Miembros del Consejo Magistral
5. Gran Prior
6. Canciller Regional
7. Caballeros Gran Cruz (por fecha de cruzamiento)
8. Damas Gran Cruz (por fecha de ingreso)
9. Caballeros de Gran Oficial (por fecha de cruzamiento)
10. Damas de Gran Oficial (por fecha de ingrso)
11. Caballeros Honorarios
12. Damas Honorarias
13. Miembros del Cuerpo de Voluntarios masculinos
14. Miembros del Cuerpo de Voluntarios femeninos
15. Escuderos
16. Pajes
17. Aspirantes

* en situaciones particulares se podrá disponer listado de precedencia especial.

NOMINACION


En los casos en que deban ser nominados la nominación se hará de mayor a menor.

DE ASIENTO


En reuniones magistrales y/u oficiales de la Orden los Caballeros y/o Damas se sentaran a partir de donde este emplazado el Superior General o Autoridad que lo represente de mayor a menor precedencia.

DE DESPLAZAMIENTO


En toda desplazamiento lineal oficial, el desplazamiento será de mayor a menor precedencia, salvo en el caso de procesión en donde será proporcionalmente a la inversa. En los desplazamientos civiles la derecha será destinada a la Autoridad o Caballero o Dama de mayor precedencia, sobre todo en el caso del Superior General al que nunca deberá dársele la izquierda.
.

PROTOCOLO DE LA ORDEN MILITAR DE CABALLERÍA DE SAN IGNACIO DE LOYOLA - REGLAS GENERALES - TRATAMIENTOS.



FORMA CORRECTA DE DIRIGIRSE A LOS CABALLEROS Y/O DAMAS,
EL QUE DIFERIRA SI ES ORAL U ESCRITO.

ORAL

1. Al Soberano Comandante: "Excelentísimo Señor "
2. Al Gobernador General: Su Excelencia Señor Gobernador General
3. Al Gran Canciller: Su Excelencia Señor Gran Canciller
4. Al Gran Senescal: Su excelencia Señor Gran Senescal
5. Al Gran Prior: Su Excelencia Señor Gran Prior
6. Al Gran Secretario: Su Excelencia Señor Gran Secretario.
7. Al Gran Tesorero: Su Excelencia Señor Gran Tesorero
8. Al Canciller Regional: Canciller o Señor Canciller
9. Caballero Gran Cruz (Ex Cab de Justicia y/o Dama de Justicia): Caballero o don XX / Dama o doña XX
10. Caballero Gran Oficial (Ex Cab de Gracia Magistral): Caballero o don XX / Dama o doña XX


* aquellos que tuviesen títulos nobiliarios podrán ser indistintamente tratados como Excelencia, salvo el el Superior General Exco Señor Comandante que recibe el tratamiento de Su Serenísima y Real Alteza o Su Su Señoría Ilustrísima; así mismo los profesionales pueden ser tratados como tales (Prof. /Dr. / Lic. / etc.) luego del tratamiento correspondiente, por ejemplo: Caballero Dr. XX

ESCRITO

Al dirigirse por escrito (vía e-mail o epistolarmente) se procederá de la siguiente manera:

1. Anteponiendo al tratamiento la palabra A o Al según correspondiere, ejemplo: Al Señor Gran Prior
2. En el caso del Comandanre de la Soberana Orden Militar de Caballería de San Ignacio de Loyola. Al Excmo Señor  Comandante de la Orden de los Caballeros de Su Santidad el Papa "San Ignacio de Loyola."
3. En el Caso del Gobernador General será: A S.E.el Señor Gobernador General de la Soberana Orden Militar de Caballería de San Ignacio de Loyola.
4. En el caso del Gran Canciller sera: A S.E. el Gran Canciller de la Soberana Orden Militar de Caballería de San Ignacio de Loyola.
5. En el caso de un Gran Prior: A S.E. (si correspondiere) don XX, Gran Prior de XX de la Soberana Orden Militar de Caballería de San Ignacio de Loyola.
6. En el caso de un Canciller Regional: A S.E. (si correspondiere) don XX, Canciller Regional de XX de la Soberana Orden Militar de Caballería de San Ignacio de Loyola.
7. En el caso de un Caballero o Dama Gran Cruz: Al C.G.C. don XX o A la D.G.C. (Dama Gran Cruz) doña XX
8. En el caso de un Caballero o Dama Gran Oficial. Al C.G.O. (Caballero Gran Oficiall) don XX o A la D.G.O. (Dama Gracia l) doña XX.
9. En el Caso de un Comendador y Caballero o Comendadora o Dama (CoC, CoD)


“A BUEN VUELO para servir”


sábado, 10 de septiembre de 2011

La Orden de Mayo. La Orden está a cargo de un Consejo.es presidido por el Gran Maestre de la Orden, el Presidente de la Nación, siendo el Ministro de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto el Gran Canciller

.
.
La Orden de Mayo es una condecoración que otorga la República Argentina hacia todos los que con su esfuerzo contribuyen al progreso, al bienestar, a la cultura y al buen entendimiento y solidaridad internacionales.1 Debe su nombre a la Revolución de Mayo, que inició la construcción del Estado moderno.

Fue creada como Orden al Mérito por Decreto Nº 8506/46 de 1946. Es la segunda orden otorgada por el Estado argentino (antes, en 1943, había sido creada la Orden del Libertador San Martín).

En 1957 la reglamentación de las dos órdenes fueron modificados y la Orden al Mérito pasó a llamarse Orden de Mayo, para diferenciarse de las muchas órdenes homónimas que otorgan otros Estados, por Decreto N° 16.629, que además la dividió en las clases Al Mérito, Al Mérito Militar, Al Mérito Naval y Al Mérito Aeronáutico.1

En 1958 la reglamentación fue nuevamente modificada y el grado Collar de la clase Al Mérito fue abolido.2

Capítulo de la Orden

La Orden está a cargo de un Consejo integrado por los ministros de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto y de Defensa, que es presidido por el Gran Maestre de la Orden, el Presidente de la Nación, siendo el Ministro de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto el Gran Canciller de la Orden. El Gran Maestre es quien confiere la condecoración. La sede de la Orden es el edificio del Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto. Hay un Secretario General y un Secretario de Actas, cargos que serán desempeñados por el Introductor de Embajadores y por el Escribano de Gobierno, respectivamente.

Grados

Desde la reglamentación de 1958, puede ser concedida tanto a argentinos como a extranjeros. Posee diversos grados (de mayor a menor orden):3 4

Gran Cruz

Los condecorados con la Gran Cruz, usarán la banda de derecha a izquierda, de la cual pende la insignia de la Orden, además de una placa que deberá llevarse en el lado izquierdo del pecho. La reciben Vicepresidentes, Presidentes de Poderes, Ministros del Poder Ejecutivo, Ministros de la Corte Suprema, Embajadores Extraordinarios y Plenipotenciarios, Comandantes en Jefe, Tenientes Generales, Almirantes, Brigadieres Generales, Presidente de Asambleas Nacionales y demás funcionarios de categorías equivalentes. Imágenes del grado Gran Cruz.

Gran Oficial

Los condecorados con el cargo de Gran Oficial llevarán la placa en el lado izquierdo del pecho. La reciben Miembros de Asambleas Legislativas, Enviados Extraordinarios y Ministros Plenipotenciarios, Ministros Consejeros, Generales de División y de Brigada, Vicealmirantes y Contraalmirantes, Brigadieres Mayores y Brigadieres, y demás funcionarios de categorías equivalentes. Imágenes del grado Gran Oficial.

Comendador

Los Comendadores usarán la medalla pendiendo de una cinta sujeta al cuello. La reciben Encargados de Negocios, Consejeros y Cónsules Generales, Coroneles y Tenientes Coroneles, Capitanes de Navío y Fragata, Comodoros y Vicecomodoros y demás funcionarios de categorías equivalentes. Imágenes del grado Comendador.

Oficial

Los Oficiales usarán la medalla pendiendo de una cinta del lado izquierdo del pecho. La reciben Secretarios y Cónsules, Mayores y Capitanes de Ejército, Capitanes de Corbeta y Tenientes de Navío, Comandantes y Capitanes de Aeronáutica y demás funcionarios de categorías equivalentes. Imágenes del grado Oficial.

Caballero

Los Caballeros usarán la medalla pendiendo de una cinta del lado izquierdo del pecho. La reciben Agregados y Vicecónsules, Oficiales de las Fuerzas Armadas de grados inferiores a los anteriormente citados y demás funcionarios de categorías equivalentes. Imágenes del grado Caballero.

Las categorías de la Orden, de Gran Cruz a Caballero, serán testimoniadas por un Diploma que firmará el Gran Maestre de la Orden y que refrendará el Ministro que haya propuesto la condecoración. El Secretario General será el encargado de la confección de los diplomas correspondientes. El Diploma se entregará al beneficiario con la insignia correspondiente y un ejemplar conteniendo la Ley y el Reglamento.

La condecoración se puede recibir más de una vez; por ejemplo, el dictador chileno Augusto Pinochet fue condecorado con la Gran Cruz de la Orden de Mayo dos veces, una por Juan Perón y otra por Carlos Menem, en las categorías Al Mérito Militar y Al Mérito.

.