domingo, 22 de febrero de 2015

Mensaje del Santo Padre Francisco para la Cuaresma 2015.





SS FRANCISCO PAPA


Queridos hermanos y hermanas:


La Cuaresma es un tiempo de renovación para la Iglesia, para las comunidades y para cada creyente. Pero sobre todo es un «tiempo de gracia» (2 Co 6,2). Dios no nos pide nada que no nos haya dado antes: «Nosotros amemos a Dios porque él nos amó primero» (1 Jn 4,19). Él no es indiferente a nosotros. Está interesado en cada uno de nosotros, nos conoce por nuestro nombre, nos cuida y nos busca cuando lo dejamos. Cada uno de nosotros le interesa; su amor le impide ser indiferente a lo que nos sucede. Pero ocurre que cuando estamos bien y nos sentimos a gusto, nos olvidamos de los demás (algo que Dios Padre no hace jamás), no nos interesan sus problemas, ni sus sufrimientos, ni las injusticias que padecen… Entonces nuestro corazón cae en la indiferencia: yo estoy relativamente bien y a gusto, y me olvido de quienes no están bien. Esta actitud egoísta, de indiferencia, ha alcanzado hoy una dimensión mundial, hasta tal punto quepodemos hablar de una globalización de la indiferencia. Se trata de un malestar que tenemos que afrontar como cristianos.

Cuando el pueblo de Dios se convierte a su amor, encuentra las respuestas a las preguntas que la historia le plantea continuamente. Uno de los desafíos más urgentes sobre los que quiero detenerme en este Mensaje es el de la globalización de la indiferencia.

La indiferencia hacia el prójimo y hacia Dios es una tentación real también para los cristianos. Por eso, necesitamos oír en cada Cuaresma el grito de los profetas que levantan su voz y nos despiertan.

sábado, 21 de febrero de 2015

EL SILENCIO. Por Edna Pozzi. Colaboración de S.E. Cab D Adolfo "vasco" Zabalza OCSSPSIL.



“Siento esta noches heridas/de muerte las palabras.” Rafael Alberti 

Yo soy uno entre los millones de habitantes que pueblan este país. No ejerzo otra representación que la de cientos de compañeros y amigos que fueron obligados a un silencio forzoso y eterno del que todavía pretenden despertar. El silencio es una joya o un estigma, una condena llena de palabras heridas de muerte que a lo mejor serán pronunciadas un día de bienaventuranza. 

Por eso es tan altísimo el resplandor que emana de estas criaturas desoladas que tienen preso todo el color, todos los símbolos de la alegría, todo el resplandor de la vida.

En silencio, porque estamos colmados de dones, ejecutamos los ritos mas entrañables de nuestra cultura, decimos que si con el corazón, los brazos, las uñas y decimos que no, con la piel, con los ojos lacerados por el recuerdo y la estulticia y somos siempre la rebeldía, el pecado de la palabra, la crueldad manifiesta, el vacio. 

Por eso pienso la medida de agresión que hay en las palabras que tienden a empujarnos al silencio, porque no merecemos ser visibles en la plaza pública sino como recuerdo de un tiempo deshilachado que no tiene nombre seguro. Ya se sabe que quien grita mas sus aparentes verdades no hace más que destapar la basura del idioma para oprimir con todo los lazos disponibles. 

Hay un hombre que ha muerto y no se ha llevado con él el silencio total. Porque grita y molesta y hace trizas su silencio y es mucho más que nosotros eligiendo la valentía y las “equivocaciones” que iban a lacerar su muerte en forma cada vez más intensa. 

Tengo, entre tanto objeto inútil, una pequeña escultura que guardo celosamente. Ella es la de los “tres monitos sabios”, uno se tapa la boca, el segundo se tapa los oídos y el tercero los ojos.

Es decir no hablar, no mirar, no escuchar, ese seria tal vez el resultado que se espera de nosotros que obremos como ciegos, escuchemos a los que nos gritan y caigamos en el silencio. Un país no es ni un enfermo doliente ni la cueva de ALI BABÁ para enriquecernos, es otra cosa y a quien lo siente así, otra cosa, no lo van a convencer las artimañas verbales de los que pregonan el silencio total.

Muchos hombres han caído en ese silencio, que desdibuja nombres y fechas y deben ser rescatados de la opacidad porque su silencio es más doloroso y fatal. 

La muerte del Dr. Nisman y las infinitas palabras falsas o verdaderas que casi han ahogado su figura, es nuestra bandera y el silencio primordial del que alguna vez debe ser que nazca aquello que se llamara “Nuestra justicia”. Así lo quisiera comprender pensando que su desaparición es parte de los dolorosos “laureles que supimos conseguir”. 

¿De que muerte quieren hablar? El cincuenta por ciento de los niños que mueren en el Norte argentino es por hambre, sus fotografías invaden los medios pero el niño sin comprenderlo se ha tapado con el silencio mas terrible, el monstruo de las uñas sangrantes y también la indiferencia, apenas si jaqueada por las organizaciones de salud infantil.

Como no hay nada que decir frente a esas muertes que se tragaron todo el silencio así la patria tiene vergüenzas repetidas de asaltos, corrupción, inseguridad y cuanto mas tipos de torpezas han podido ser inventada por la muerte humana y entonces si resulta indignante que nos vengan a enseñar de que lado de la moral estamos, que se rían de nuestros fervores patrióticos y los enfrenten al “Viva la patria”.

Por eso es que al cabo de una lectura desapasionada de los medios, nos desconcerta saber cuan largo y difícil es llegar a la verdad, si a nuestro muerto lo asesinaron o el se dió muerte, distinción que parece superflua considerando que suicidio o asesinato son las resultas de un hombre acorralado en su intento de buscar la verdad. 

Agitar frente a esta muerte exclusivamente las razones jurídicas o políticas es equivocado. ¿Se juega aquí la reacción frente a una afrenta que viene de largas décadas? Una afrenta singular por el robo sucedido para frustrar una personalidad.

O se corrige ese cruel ademan, o quedamos expuestos al vacio de la identidad. No sabiendo si somos argentinos latinoamericanos o que, así van destrozando nuestras instituciones.

Algún día la dignidad de ser argentino se extenderá a gobernantes y gobernados, ese día el nombre de Alberto Nisman será otro escalón mas en la dolorosa lucha que nos han obligado a soportar. Entonces el silencio será temible, amenazante porque hemos pagado un altísimo precio para merecer “un minuto de silencio”.

Ese minuto por la muerte de Alberto Nisman es también un dato de profundo homenaje a todos los que sintieron que realmente sentían amor por esta Patria y habría que levantar las manos para decir: si, yo también soy Alberto Nisman.

Sé como es el desamparo y la gratuidad de la ofensa, pero sé sobre todo que ese minuto de silencio puede durar siglos y tal vez pueda llegar hasta ese niño que nació ayer y espera una madre poderosa y tenaz que lo cobije.


Publicado en el Diario La Opinión de Pergamino el 18 de Febrero de 2015. Edna Pozzi

*Poeta y prosista nacida en Pergamino (Buenos Aires, Argentina) en 1926.


CASAMIENTO DE NÉSTOR Y MARÍA LUJÁN. PARROQUIA DE SAN LORENZO NAVARRO.


Bendición Apostólica SS el Papa Benedicto XVI

 “Seremos argentinos cuando sintamos en nosotros la adherencia que tuvo el indio con su suelo; cuando sintamos la capacidad creadora de civilización que tuvieron los españoles; cuando sintamos la plasticidad del gaucho en su horizonte pampeano; cuando tengamos la capacidad para el trabajo disciplinado como el gringo y cuando no seamos ni indios, ni gauchos, ni españoles, ni gringos, sino, ARGENTINOS…”





miércoles, 18 de febrero de 2015

La sociedad no puede ser indiferente ante la muerte.



La tolerancia al autoritarismo no puede ser infinitamente elástica por parte de las sociedades civiles. La medida en que puede estirarse o circunscribirse dependerá de las circunstancias históricas, y, sobre todo, de la proximidad de la amenaza que los autoritarios presentan a las instituciones democráticas cuando recurren a la violencia o a otros métodos ilegales.
En el caso argentino, la dificultad estriba en que si la oportunidad para que crezca una amenaza totalitaria se mantiene abierta demasiado tiempo y esa amenaza anida justamente en personas cercanas al propio Gobierno, cuyo ejercicio autoritario del poder pareciera ir en dirección a la profundización de la violencia física hacia el otro, es entonces que la ciudadanía debe necesariamente manifestarse democráticamente en contra del poder autoritario que, aunque electo por vías democráticas, se apartó de las reglas políticas de la democracia en su sentido amplio.

Así el cristinismo violó la Constitución del país cuande decidió aplicar mayorías automáticas parlamentarias para votar la Ley 26.843 que propició el acuerdo con Iram por el caso AMIA. asegurando impunidad a los encausados por la voladira de la mutual judía de Buenos Aires,


Hay que recordar que ese acuerdo luego fue declarado inconstitucional por la Sala I de la Cámara Federal en dictamen firmado por los jueces Eduardo Farah y Jorge Ballestero, aunque el magistrado Eduardo Freiler, tercer integrante de la Sala I, no firmó por encontrarse excusado.
Del lado iraní, el Parlamento jamás voto afirmativamente el perfeccionamiento del documento. En consecuencia, jurídica, ética y políticamente, el acuerdo no vale ni la tinta con la que fue firmado.

En este escenario político, donde la vulgaridad gobierna y actos rampantes de corrupción empañan a no pocos funcionarios, alcanzando incluso al propio Vicepresidente, que vergonzosamente continua presidiendo la Honorable Cámara de Senadores de la Nación, la sociedad no puede ser neutral al elegir entre la vida y la muerte. No solo las balas matan, también lo hace la corrupción, el silencio cómplice y las palabras que generan violencia política cuando se la justifica. 

Una sociedad debe elegir sin dudar entre aquellos que están preparados para trabajar dentro de los límites de un sistema democrático y aquellos que están trabajando para su eliminación. La falta de criterio a este respecto por parte de mucha dirigencia política en Argentina es evidente. Mientras tanto, el Gobierno mira al mundo de la política como a una glorificada sociedad de debates y diagnósticos casi siempre estériles y carentes de las soluciones concretas que reclama la ciudadanía.

Las circunstancias que envuelven la extraña muerte del Fiscal Alberto Nisman fortalecen una realidad que era evidente en materia de los desmanes gubernamentales. En este escenario todo esta en el plano de “la duda, aunque nadie descarta horribles certezas”.
El propósito del cristinismo en materia de respetar e imponer ideas fracasadas como sacrosantas a menudo muestra su ineptitud en organizar la defensa eficaz de sus propias posiciones políticas y filosóficas, y expone con inapelable claridad su desgobierno en áreas sensibles como economía, salud, educación, seguridad y un sinfín de etcéteras que no acaban en el desquicio de convertir “la Casa Rosada” en un mero recinto partidista, olvidando que es y ha sido la Casa de Gobierno a través de toda la historia de la República Argentina.
La noble aunque muy gastada afirmación de fe democrática (“Puedo no estar de acuerdo con su opinión, pero moriría por su derecho a decirla”) pierde significado convirtiéndose en “candidaticidio” si a quien se dirige es precisamente al que se propone amordazar al orador, algo que el gobierno argentino se empeña a diario en su intento de forzar a las personas a que comiencen a pensar de manera única cuando muestra que “hay muertes” -como la del Fiscal Nisman- por las que no se debe guardar respeto, duelo nacional y en ultima instancia, hasta no hay que lamentarlas. En ese estado de situación ya no es justamente una cuestión acerca de lo que toleraremos, sino de lo que defenderemos.

En una sociedad democrática el consenso debe ser notablemente inclusivo y tolerante. Pero la tolerancia no puede incluir a grupos y sectores que son abiertamente antidemocráticos y capaces de manipular las libertades, la vida y las oportunidades políticas que ofrece una sociedad libre y pacífica ante la propia agudización de la corrupción e intolerancia diaria oficialista.
Ahora que la muerte se hizo presente. El caso Nisman debe ser un aviso indubitable y un punto de inflexión en la sociedad ante la política que el Gobierno ha venido desarrollando desde la confrontación, el doble discurso, la soberbia, la corrupción y la impunidad que, inevitablemente ha fracturado y divido la sociedad civil.


Es tiempo de mirar hacia adelante. La Justicia tendrá mucho trabajo y deberá realizarlo con imparcialidad y sin intromisiones. El país necesita de una oferta seria de gobernabilidad de cara a las elecciones presidenciales del año en curso. La ciudadanía debe hacer valer sus derechos y dejar atrás las historias de fracasadas internas de los movimientos mayoritarios. Solo así se podrá garantizar que el caso Nisman jamás vuelva a repetirse en la política argentina.

Mensaje del Papa para la XXX Jornada Mundial de la Juventud: ”Atreveos a ser felices” dice S.S. Francisco Papa.





SS FRANCISCO PAPA

Ciudad del Vaticano, 17 de febrero 2015 (VIS).-”Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios”, es el título del mensaje del Santo Padre para la XXX Jornada Mundial de la Juventud que se celebra todos los años el Domingo de Ramos. Este año el Papa prosigue la reflexión sobre las Bienaventuranzas y después de haber abordado en los mensajes anteriores su ”significado revolucionario” y el ”fuerte llamamiento de Jesús a lanzarnos decididamente a la aventura de la búsqueda de la felicidad”, esta vez trata del deseo de felicidad, partiendo de los primeros capítúlos del Libro de Génesis que ”nos presentan la espléndida bienaventuranza a la que estamos llamados y que consiste en la comunión perfecta con Dios, con los otros, con la naturaleza, con nosotros mismos”.

Francisco divide el mensaje en cuatro partes. Después de hablar del deseo de felicidad, analiza la sexta bienaventuranza párrafo a párrafo, explicando en qué consiste la limpieza de corazón. Si el corazón se consideraba en la Biblia el centro de los sentimientos y de las intenciones de la persona, su ”limpieza” consistía fundamentalmente en la ausencia de elementos contaminantes, como el odio, la codicia, la envidia… De ahí que junto con el cuidado de la creaciòn para que no se contamine, el Papa invite a una ”ecología humana” que ayude a respirar ”el aire puro que proviene de las cosas bellas, del amor verdadero, de la santidad”. Francisco insta también a los jóvenes a no permitir que la capacidad de amar y ser amado sea instrumentalizada o menoscabada y a no banalizar el amor.

En la tercera parte : ”Porque ellos verán a Dios”… recuerda que Jesús ”espera siempre con los brazos abiertos” y llama a todos ”en cualquier situación o lugar donde se encuentren”. ”El encuentro con Dios en la oración, mediante la lectura de la Biblia y en la vida fraterna ? escribe el Papa a este propósito- les ayudará a conocer mejor al Señor y a ustedes mismos…y les abrirá los ojos para reconocer su presencia en la historia personal de cada uno de ustedes, descubriendo así el proyecto de amor que tiene para sus vidas”.

”Atrevánse a ser felices”, concluye Francisco, recordando que con la Jornada Mundial de la Juventud de este año comienza la última etapa del camino de preparación de la próxima gran cita mundial de los jóvenes en Cracovia, en 2016 y que se cumplen 30 años desde que san Juan Pablo II instituyó en la Iglesia las Jornadas Mundiales de la Juventud. Una ”peregrinación juvenil a través de los continentes, bajo la guía del Sucesor de Pedro, que ha sido verdaderamente una iniciativa providencial y profética”.

Ofrecemos a continuación el texto completo del Mensaje:


Queridos jóvenes: 

Seguimos avanzando en nuestra peregrinación espiritual a Cracovia, donde tendrá lugar la próxima edición internacional de la Jornada Mundial de la Juventud, en julio de 2016. Como guía en nuestro camino, hemos elegido el texto evangélico de las Bienaventuranzas. El año pasado reflexionamos sobre la bienaventuranza de los pobres de espíritu, situándola en el contexto más amplio del ”sermón de la montaña”. Descubrimos el significado revolucionario de las Bienaventuranzas y el fuerte llamamiento de Jesús a lanzarnos decididamente a la aventura de la búsqueda de la felicidad. Este año reflexionaremos sobre la sexta Bienaventuranza: ”Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios” .

1. El deseo de felicidad La palabra bienaventurados (felices), aparece nueve veces en esta primera gran predicación de Jesús ). Es como un estribillo que nos recuerda la llamada del Señor a recorrer con Él un camino que, a pesar de todas las dificultades, conduce a la verdadera felicidad. 

Queridos jóvenes, todas las personas de todos los tiempos y de cualquier edad buscan la felicidad. Dios ha puesto en el corazón del hombre y de la mujer un profundo anhelo de felicidad, de plenitud. 

¿No notáis que vuestros corazones están inquietos y en continua búsqueda de un bien que pueda saciar su sed de infinito? Los primeros capítulos del libro del Génesis nos presentan la espléndida bienaventuranza a la que estamos llamados y que consiste en la comunión perfecta con Dios, con los otros, con la naturaleza, con nosotros mismos. 

El libre acceso a Dios, a su presencia e intimidad, formaba parte de su proyecto sobre la humanidad desde los orígenes y hacía que la luz divina permease de verdad y trasparencia todas las relaciones humanas. 

En este estado de pureza original, no había ”máscaras”, subterfugios, ni motivos para esconderse unos de otros. Todo era limpio y claro. Cuando el hombre y la mujer ceden a la tentación y rompen la relación de comunión y confianza con Dios, el pecado entra en la historia humana .Las consecuencias se hacen notar enseguida en las relaciones consigo mismos, de los unos con los otros, con la naturaleza. Y son dramáticas. La pureza de los orígenes queda como contaminada. 

Desde ese momento, el acceso directo a la presencia de Dios ya no es posible. Aparece la tendencia a esconderse, el hombre y la mujer tienen que cubrir su desnudez. Sin la luz que proviene de la visión del Señor, ven la realidad que los rodea de manera distorsionada, miope. 

La ”brújula” interior que los guiaba en la búsqueda de la felicidad pierde su punto de orientación y la tentación del poder, del tener y el deseo del placer a toda costa los lleva al abismo de la tristeza y de la angustia. En los Salmos encontramos el grito de la humanidad que, desde lo hondo de su alma, clama a Dios: ”¿Quién nos hará ver la dicha si la luz de tu rostro ha huido de nosotros?” . El Padre, en su bondad infinita, responde a esta súplica enviando a su Hijo. 

En Jesús, Dios asume un rostro humano. Con su encarnación, vida, muerte y resurrección, nos redime del pecado y nos descubre nuevos horizontes, impensables hasta entonces. Y así, en Cristo, queridos jóvenes, encontrarán el pleno cumplimiento de sus sueños de bondad y felicidad. Sólo Él puede satisfacer sus expectativas, muchas veces frustradas por las falsas promesas mundanas. 

Como dijo san Juan Pablo II: ”Es Él la belleza que tanto les atrae; es Él quien les provoca con esa sed de radicalidad que no les permite dejarse llevar del conformismo; es Él quien les empuja a dejar las máscaras que falsean la vida; es Él quien les lee en el corazón las decisiones más auténticas que otros querrían sofocar. Es Jesús el que suscita en ustedes el deseo de hacer de su vida algo grande” .


2. Bienaventurados los limpios de corazón? Ahora intentemos profundizar en por qué esta bienaventuranza pasa a través de la pureza del corazón. Antes que nada, hay que comprender el significado bíblico de la palabra corazón. Para la cultura semita el corazón es el centro de los sentimientos, de los pensamientos y de las intenciones de la persona humana.

Si la Biblia nos enseña que Dios no mira las apariencias, sino al corazón, también podríamos decir que es desde nuestro corazón desde donde podemos ver a Dios. Esto es así porque nuestro corazón concentra al ser humano en su totalidad y unidad de cuerpo y alma, su capacidad de amar y ser amado. En cuanto a la definición de limpio, la palabra griega utilizada por el evangelista Mateo es katharos, que significa fundamentalmente puro, libre de sustancias contaminantes. 

En el Evangelio, vemos que Jesús rechaza una determinada concepción de pureza ritual ligada a la exterioridad, que prohíbe el contacto con cosas y personas (entre ellas, los leprosos y los extranjeros) consideradas impuras. A los fariseos que, como otros muchos judíos de entonces, no comían sin haber hecho las abluciones y observaban muchas tradiciones sobre la limpieza de los objetos, Jesús les dijo categóricamente: ”Nada que entre de fuera puede hacer al hombre impuro; lo que sale de dentro es lo que hace impuro al hombre.

Porque de dentro, del corazón del hombre, salen los malos propósitos, las fornicaciones, robos, homicidios, adulterios, codicias, injusticias, fraudes, desenfreno, envidia, difamación, orgullo, frivolidad” . 

Por tanto, ¿en qué consiste la felicidad que sale de un corazón puro? Por la lista que hace Jesús de los males que vuelven al hombre impuro, vemos que se trata sobre todo de algo que tiene que ver con el campo de nuestras relaciones.

Cada uno tiene que aprender a descubrir lo que puede ”contaminar” su corazón, formarse una conciencia recta y sensible, capaz de ”discernir lo que es la voluntad de Dios, lo bueno, lo que agrada, lo perfecto”. Si hemos de estar atentos y cuidar adecuadamente la creación, para que el aire, el agua, los alimentos no estén contaminados, mucho más tenemos que cuidar la pureza de lo más precioso que tenemos: nuestros corazones y nuestras relaciones. 

Esta ”ecología humana” nos ayudará a respirar el aire puro que proviene de las cosas bellas, del amor verdadero, de la santidad. Una vez les pregunté: ¿Dónde está su tesoro? ¿en qué descansa su corazón?. Sí, nuestros corazones pueden apegarse a tesoros verdaderos o falsos, en los que pueden encontrar auténtico reposo o adormecerse, haciéndose perezosos e insensibles. El bien más precioso que podemos tener en la vida es nuestra relación con Dios. ¿Lo creen así de verdad? ¿Son conscientes del valor inestimable que tienen a los ojos de Dios? ¿Saben que Él los valora y los ama incondicionalmente? Cuando esta convicción desaparece, el ser humano se convierte en un enigma incomprensible, porque precisamente lo que da sentido a nuestra vida es sabernos amados incondicionalmente por Dios. 

¿Recuerdan el diálogo de Jesús con el joven rico ? El evangelista Marcos dice que Jesús lo miró con cariño , y después lo invitó a seguirle para encontrar el verdadero tesoro. Les deseo, queridos jóvenes, que esta mirada de Cristo, llena de amor, les acompañe durante toda su vida. Durante la juventud, emerge la gran riqueza afectiva que hay en sus corazones, el deseo profundo de un amor verdadero, maravilloso, grande. ¡Cuánta energía hay en esta capacidad de amar y ser amado! No permitan que este valor tan precioso sea falseado, destruido o menoscabado. Esto sucede cuando nuestras relaciones están marcadas por la instrumentalización del prójimo para los propios fines egoístas, en ocasiones como mero objeto de placer. 

El corazón queda herido y triste tras esas experiencias negativas. Se lo ruego: no tengan miedo al amor verdadero, aquel que nos enseña Jesús y que San Pablo describe así: ”El amor es paciente, afable; no tiene envidia; no presume ni se engríe; no es mal educado ni egoísta; no se irrita; no lleva cuentas del mal; no se alegra de la injusticia, sino que goza con la verdad. 

Disculpa sin límites, cree sin límites, espera sin límites, aguanta sin límites. El amor no pasa nunca” . Al mismo tiempo que les invito a descubrir la belleza de la vocación humana al amor, les pido que se rebelen contra esa tendencia tan extendida de banalizar el amor, sobre todo cuando se intenta reducirlo solamente al aspecto sexual, privándolo así de sus características esenciales de belleza, comunión, fidelidad y responsabilidad. 

Queridos jóvenes, ”en la cultura de lo provisional, de lo relativo, muchos predican que lo importante es ”disfrutar” el momento, que no vale la pena comprometerse para toda la vida, hacer opciones definitivas, ”para siempre”, porque no se sabe lo que pasará mañana. 

Yo, en cambio, les pido que sean revolucionarios, les pido que vayan contracorriente; sí, en esto les pido que se rebelen contra esta cultura de lo provisional, que, en el fondo, cree que ustedes no son capaces de asumir responsabilidades, cree que ustedes no son capaces de amar verdaderamente. 

Yo tengo confianza en ustedes, jóvenes, y pido por ustedes. Atrévanse a ”ir contracorriente”. 

Y atrévanse también a ser felices” . Ustedes, jóvenes, son expertos exploradores. Si se deciden a descubrir el rico magisterio de la Iglesia en este campo, verán que el cristianismo no consiste en una serie de prohibiciones que apagan sus ansias de felicidad, sino en un proyecto de vida capaz de atraer nuestros corazones.

3. … porque verán a Dios 

En el corazón de todo hombre y mujer, resuena continuamente la invitación del Señor: ”Busquen mi rostro” ). Al mismo tiempo, tenemos que confrontarnos siempre con nuestra pobre condición de pecadores. 

Es lo que leemos, por ejemplo, en el Libro de los Salmos: ”¿Quién puede subir al monte del Señor? ¿Quién puede estar en el recinto sacro? El hombre de manos inocentes y puro corazón”. 

Pero no tengamos miedo ni nos desanimemos: en la Biblia y en la historia de cada uno de nosotros vemos que Dios siempre da el primer paso. Él es quien nos purifica para que seamos dignos de estar en su presencia. El profeta Isaías, cuando recibió la llamada del Señor para que hablase en su nombre, se asustó: ”¡Ay de mí, estoy perdido, pues soy un hombre de labios impuros!” . 

Pero el Señor lo purificó por medio de un ángel que le tocó la boca y le dijo: ”Ha desaparecido tu culpa, está perdonado tu pecado” . 

En el Nuevo Testamento, cuando Jesús llamó a sus primeros discípulos en el lago de Genesaret y realizó el prodigio de la pesca milagrosa, Simón Pedro se echó a sus pies diciendo: ”Apártate de mí, Señor, que soy un pecador” . La respuesta no se hizo esperar: ”No temas; desde ahora serás pescador de hombres” . 

Y cuando uno de los discípulos de Jesús le preguntó: ”Señor, muéstranos al Padre y nos basta”, el Maestro respondió: ”Quien me ha visto a mí, ha visto al Padre” . 

La invitación del Señor a encontrarse con Él se dirige a cada uno de ustedes, en cualquier lugar o situación en que se encuentre. Basta ”tomar la decisión de dejarse encontrar por Él, de intentarlo cada día sin descanso. No hay razón para que alguien piense que esta invitación no es para él ” . 

Todos somos pecadores, necesitados de ser purificados por el Señor. Pero basta dar un pequeño paso hacia Jesús para descubrir que Él nos espera siempre con los brazos abiertos, sobre todo en el Sacramento de la Reconciliación, ocasión privilegiada para encontrar la misericordia divina que purifica y recrea nuestros corazones. Sí, queridos jóvenes, el Señor quiere encontrarse con nosotros, quiere dejarnos ”ver” su rostro. 

Me preguntarán: ”Pero, ¿cómo?”.

También Santa Teresa de Ávila, que nació hace ahora precisamente 500 años en España, desde pequeña decía a sus padres: ”Quiero ver a Dios”. Después descubrió el camino de la oración, que describió como ”tratar de amistad, estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos nos ama” . Por eso, les pregunto: ¿rezan? ¿saben que pueden hablar con Jesús, con el Padre, con el Espíritu Santo, como se habla con un amigo? Y no un amigo cualquiera, sino el mejor amigo, el amigo de más confianza. Prueben a hacerlo, con sencillez. Descubrirán lo que un campesino de Ars decía a su santo Cura: Cuando estoy rezando ante el Sagrario, ”yo le miro y Él me mira” . También les invito a encontrarse con el Señor leyendo frecuentemente la Sagrada Escritura. 

Si no están acostumbrados todavía, comiencen por los Evangelios. Lean cada día un pasaje. Dejen que la Palabra de Dios hable a sus corazones, que sea luz para sus pasos . Descubran que se puede ”ver” a Dios también en el rostro de los hermanos, especialmente de los más olvidados: los pobres, los hambrientos, los sedientos, los extranjeros, los encarcelados . ¿Han tenido alguna experiencia? Queridos jóvenes, para entrar en la lógica del Reino de Dios es necesario reconocerse pobre con los pobres. Un corazón puro es necesariamente también un corazón despojado, que sabe abajarse y compartir la vida con los más necesitados. El encuentro con Dios en la oración, mediante la lectura de la Biblia y en la vida fraterna les ayudará a conocer mejor al Señor y a ustedes mismos. 

Como les sucedió a los discípulos de Emaús, la voz de Jesús hará arder su corazón y les abrirá los ojos para reconocer su presencia en la historia personal de cada uno de ustedes, descubriendo así el proyecto de amor que tiene para sus vidas. Algunos de ustedes sienten o sentirán la llamada del Señor al matrimonio, a formar una familia. Hoy muchos piensan que esta vocación está ”pasada de moda”, pero no es verdad. 

Precisamente por eso, toda la Comunidad eclesial está viviendo un período especial de reflexión sobre la vocación y la misión de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporáneo. Además, les invito a considerar la llamada a la vida consagrada y al sacerdocio. 

Qué maravilla ver jóvenes que abrazan la vocación de entregarse plenamente a Cristo y al servicio de su Iglesia. Háganse la pregunta con corazón limpio y no tengan miedo a lo que Dios les pida. A partir de su ”sí” a la llamada del Señor se convertirán en nuevas semillas de esperanza en la Iglesia y en la sociedad. No lo olviden: La voluntad de Dios es nuestra felicidad.

4. En camino a Cracovia ”Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios”. Queridos jóvenes, como ven, esta Bienaventuranza toca muy de cerca su vida y es una garantía de su felicidad. Por eso, se lo repito una vez más: atrévanse a ser felices. 

Con la Jornada Mundial de la Juventud de este año comienza la última etapa del camino de preparación de la próxima gran cita mundial de los jóvenes en Cracovia, en 2016. Se cumplen ahora 30 años desde que san Juan Pablo II instituyó en la Iglesia las Jornadas Mundiales de la Juventud. Esta peregrinación juvenil a través de los continentes, bajo la guía del Sucesor de Pedro, ha sido verdaderamente una iniciativa providencial y profética. Demos gracias al Señor por los abundantes frutos que ha dado en la vida de muchos jóvenes en todo el mundo. 

Cuántos descubrimientos importantes, sobre todo el de Cristo Camino, Verdad y Vida, y de la Iglesia como una familia grande y acogedora. Cuántos cambios de vida, cuántas decisiones vocacionales han tenido lugar en estos encuentros. Que el santo Pontífice, Patrono de la JMJ, interceda por nuestra peregrinación a su querida Cracovia. Y que la mirada maternal de la Bienaventurada Virgen María, la llena de gracia, toda belleza y toda pureza, nos acompañe en este camino”.


lunes, 16 de febrero de 2015

La lucha por la tierra se libra en las ciudades latinoamericanas.




América Latina no es solo el rincón más desigual del mundo, con un tercio de la población en la pobreza, sino que además es la segunda región más urbanizada del planeta, con casi un 80% de sus habitantes residiendo en ciudades. Aunque las cifras han mejorado en este siglo, aún un tercio de los latinoamericanos mora en viviendas precarias, y una minoría en la calle. Un cuarto reside en favelas, villas de emergencia, asentamientos irregulares o como se llame en cada país a los barrios de chabolas. ¿Cómo responden los gobiernos ante tanta necesidad? Por Alejandro Rebossio, para Planeta Futuro, El País. 11-02-15.
Ricardo Ceppi


En el suelo que hasta ahora solo interesaba a los pobres hay hoy especulación que expulsa de sus casas a quienes allí viven 

”Parecía Gaza… y me puse a llorar. No entiendo nada. A esa gente, a esas mamás con chicos, los acaricio con mis lágrimas”, escribía el pasado agosto el papa Francisco a un amigo concejal de Buenos Aires después de que tres fuerzas policiales desalojaran con topadoras a unas 500 familias que se habían instalado en un terreno baldío bautizado por sus ocupantes con el nombre del pontífice argentino. 

”Parece que la crueldad se nos instaló en el corazón. Una crueldad vestida con tantos ropajes: qué me importa, que vayan a trabajar, es gente insociable… palabras que no justifican, sino que manifiestan tanta crueldad”, agregaba Francisco después de la represión conjunta de los uniformados que responden tanto al Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner como al alcalde porteño, Mauricio Macri, candidato presidencial conservador para las elecciones del próximo octubre.


Foto: La lucha por la tierra en Latinoamérica no se circunscribe a la de los campesinos e indígenas contra medianos o grandes terratenientes o multinacionales de las materias primas. También ocurre en las urbes. Buenos Aires, 6 Noviembre 

Aquel desalojo no es el único que pone de manifiesto que la lucha por la tierra en Latinoamérica no se circunscribe a la de los campesinos e indígenas contra medianos o grandes terratenientes o multinacionales de las materias primas. También ocurre en las urbes. América Latina no es solo el rincón más desigual del mundo, con un tercio de la población en la pobreza, sino que además es la segunda región más urbanizada del planeta, con casi un 80% de sus habitantes residiendo en ciudades. Aunque las cifras han mejorado en este siglo, aún un tercio de los latinoamericanos mora en viviendas precarias, y una minoría en la calle. Un cuarto reside en favelas, villas de emergencia, asentamientos irregulares o como se llame en cada país a los barrios de chabolas. 

”Para los campesinos, es la lucha por la tierra. Para nosotros, es por el suelo urbano con servicios, con espacio urbano”, explica el arquitecto Raúl Fernández Wagner, profesor de la Universidad de General Sarmiento, en la periferia pobre de Buenos Aires. Fernández Wagner integra, además, el colectivo de organizaciones sociales y docentes universitarios Habitar Argentina que en 2013 logró una ley para regular, en la provincia de Buenos Aires, el uso de la tierra de barrios cerrados, esas urbanizaciones para las clases altas y medias altas que se han expandido desde los 90 por toda Latinoamérica, incluso en ciudades medianas, y que han encarecido tierras periféricas a las que antes accedían los pobres.

Clik aquí para ver los datos de la pobreza y criminalidad en Buenos Aires
Fuente: CAF Banco de Desarrollo de América Latina. / MARIANO ZAFRA 

”La gente necesita dónde vivir y si no tiene acceso a casas, se va a asentamientos informales, donde no tiene servicios de electricidad, agua potable, cloacas, y entonces trata de sobrevivir conectándose como puede”, expone la relatora especial de ONU Hábitat Leilani Farha. ”No es sorprendente que haya conflictos en este contexto. En la ciudad, los pobres no pueden comprar nada porque no hay nada disponible para sus ingresos, por la especulación inmobiliaria, por la falta de políticas de tierra y porque los gobiernos, a veces, venden las mejores tierras para desarrollos inmobiliarios. La gente no puede sobrevivir sin casa, es un derecho humano y hay que enfocar el asunto desde esa perspectiva, dar la seguridad a la tenencia. Los pobres van a las peores tierras, que son fiscales o de algún dueño, y pelean por la regularización del dominio. A veces, terminan desalojados por policías, militares o agentes privados y entonces se van a otros asentamientos informales”, describe Farha desde su oficina en Ottawa.


Foto: Un matrimonio traslada sus pertenencias por la avenida Corrientes, en pleno centro de la ciudad, después de ser desalojados de la vivienda (conventillo) donde vivían. Buenos Aires, 14 Marzo 2012. 

En los últimos meses, pobladores pobres de algunos Un matrimonio traslada sus pertenencias por la avenida Corrientes, en pleno centro de la ciudad, después de ser desalojados de la vivienda (conventillo) donde vivían. Buenos Aires, 14 Marzo 2012.municipios del Gran Buenos Aires (periferia), como los de La Matanza, Esteban Echeverría, Moreno y Florencio Varela, se han organizado para montar piquetes en calles o carreteras para reclamar por tierras o por la regularización de su dominio, según cuenta la presidenta de la organización social Madre Tierra, Ana Pastor. El mismo día de la entrevista, ella daba cuenta de un desalojo en La Matanza. ”Los hay que no son necesariamente violentos”, aclara. 

Un tercio de los latinoamericanos reside en viviendas precarias 

También hay tomas de tierras en Buenos Aires, como las de la villa Papa Francisco, y en los suburbios, aunque ya no son organizadas por movimientos populares como en los 80, sino que en las últimas tres décadas opera un mercado informal de tierras donde algunos listos venden o alquilan terrenos fiscales o abandonados por sus dueños, según la líder de Madre Tierra.


”El Gran Buenos Aires, Moreno y Merlo son los municipios que tienen más tierras y, por tanto, más posibilidad de tomas. En Merlo solo se toma lo que el municipio autoriza, y en Moreno hay tomas organizadas por gente de la droga, policías, políticos locales, y después media el municipio. Es decir, hay piratas que no son grandes poderosos, pero son usados por otros sectores de poder, muchas veces armados”, describe Pastor. 

”Lo de Buenos Aires se repite en muchas partes de Latinoamérica”, comenta la presidenta de Habitat International Coalition (HIC), Lorena Zárate, desde la ciudad de México. ”Hay ocupaciones de tierras en la periferia o en edificios, por ejemplo, en São Paulo. Organizadas, no por familias sino por movimientos de lucha por acceso a la vivienda. Pero también hay un mercado informal en el que la gente termina pagando dos o tres veces por la tierra, con procesos de extorsión, muchas veces contra gente migrante sin apoyo en la ciudad. Ya no hay tomas masivas como en 60 y 70, en parte porque ya no hay tanta migración del campo a la ciudad sino dentro de la ciudad o entre ciudades”, cuenta Zárate.

 ¿Cómo responden los gobiernos ante tanta necesidad? Los expertos consideran que el déficit no se resuelve si se lo deja en manos de un mercado urbano en el que la tierra es escasísima, la especulación abunda, el crédito falta entre los más pobres y se necesitan cada vez más salarios para comprar una vivienda. Farha, de ONU Hábitat, ensaya una respuesta: ”México intentó fomentar el acceso a la vivienda con crédito, pero para ello entregó tierras muy lejanas de los centros urbanos y de los trabajos, con mal transporte, sin buenos servicios. Ahora el Gobierno (de Enrique Peña Nieto) cambió el enfoque y quiere detener la extensión urbana. Hubo muchos programas en Brasil y Colombia para mejorar la calidad de los barrios, y tuvieron buenos resultados. Ecuador y Venezuela también tienen planes de vivienda. Cada país ha probado programas, muchos sin éxito”

La gente necesita dónde vivir y si no tiene acceso a casas, se va a asentamientos informales

Leilani Farha, relatora especial de ONU 

Hábitat Zárate reconoce que en Brasil, Argentina, Chile o México se construyeron millones de viviendas, ”pero con problemas de localización porque exigen de la persona mucho gasto de transporte para ir a trabajar, porque faltan centros de salud, recreativos, culturales, o hay escuelas con malos maestros, o porque las casas son de mala calidad o se hicieron en basureros o sobre acuíferos”. 

La líder de HIC destaca que en Uruguay siguen existiendo, como en los 70, los bancos de tierras e inmuebles ociosos y que la Federación Uruguaya de Cooperativas por Ayuda Mutua haya replicado su tarea por el acceso a la propiedad colectiva. El modelo de esta federación se procura replicar en Nicaragua, El Salvador, Honduras, Guatemala, Paraguay o Bolivia. Zárate elogia la planificación urbana en Brasil que lleva que muchas ciudades dispongan de tierra para viviendas sociales y equipamiento comunitario. Destaca que Colombia también cuente con una legislación en ese sentido, aunque advierte que falta más implementación, a la vez que pone sus esperanzas en la nueva ley de hábitat de la provincia de Buenos Aires.

Fuente:
• Blog Planeta Futuro/El País: Click Aquí