jueves, 12 de marzo de 2009

Historia de los únicos señorios plenos en América.




.
El Marquesado de Santiago de Oropesa es el título nobiliario creado para la descendencia real incaica por línea femenina para María de Loyola y Coya-Inca, nieta de Sayri Túpac Inca, inca de Vilcabamba (actual provincia de La Convención, Cusco). Su descendencia emparentó con las principales familias nobles de España.

Origen [editar]

El origen de este linaje se remonta a Huayna Cápac, Sapa Inca del Tahuantinsuyo a inicios del siglo XVI. Este soberano fue padre de Huáscar, Atahualpa y Manco Inca. Entre los hijos de este último se hallaba Sayri Tupac, quien junto con su padre se refugió en Vilcabamba, y al momento de la muerte de su progenitor, se convirtió en nuevo Inca, a pesar de su minoría de edad

Cuando en virtud de las conversaciones con las autoridades españolas Sayri Tupac salió de su refugio selvático (fines de 1557), obtuvo del virrey Marqués de Cañete el repartimiento del Valle de Yucay, así como tierras cerca de Oropesa, al SE de la ciudad del Cuzco, además de otras posesiones.

Radicado en el Cuzco, se casó con su hermana la coya María Cusi Huarcay, con la cual dejó una sola hija: Beatriz Clara Coya, heredera de sus bienes a la muerte del Inca (1560).

Beatriz, a temprana edad fue confiada a las monjas del Convento de Santa Clara, y luego pasó a vivir junto con su madre en la residencia de los Arias Maldonado, ricos vecinos y encomenderos del Cuzco. Escandalizadas las autoridades españolas por el supuesto forzamiento de la niña por parte de sus anfitriones, la pusieron bajo la custodia de Atilano de Anaya, honrado vecino español.

Frustrado el proyecto de casarla con su primo Felipe Quispe Tito, hijo de Titu Cusi Yupanqui, Inca de Vilcabamba, se inició un largo litigio por su mano, ofrecida de una parte por el virrey Francisco de Toledo al capitán Martín García Óñez de Loyola, y de la otra, pedida por Cristóbal de Maldonado, quien de nuevo en el Cuzco exigió que se respetasen sus derechos maritales.

Finalmente hacia 1590, Beatriz se casó con García de Loyola, nombrado Capitán General de Chile, marchó a combatir a los araucanos. Viuda luego de algunos años, Beatriz regresó al Perú junto a su única hija Ana María de Loyola Coya (nacida en 1596). Establecida en Lima falleció al poco tiempo, en 1600.

Huérfana Ana María, marchó hacia España donde estuvo bajo el cuidado de su familia paterna, y ya en edad casadera, contrajo nupcias con Juan Enríquez de Borja y Almansa hacia 1611. Con la participación de su influyente esposo, Ana María obtuvo del rey Felipe III de España el título de Marquesa de Santiago de Oropesa el 1º de marzo de 1614, además de la dignidad de Adelantada del Valle de Yucay.

Junto a los Ducados de Veragua y el de Atlixco, además del Marquesado del Valle de Oaxaca, todos en Nueva España, fueron los únicos señoríos plenos en América.

Marqueses de Santiago de Oropesa [editar]

Juan Enríquez de Borja, era segundo hijo de Elvira Enríquez de Almansa, V Marquesa de Alcañices, y de Álvaro de Borja y Aragón, hijo del Duque de Gandía. Sus descendientes fueron:
  • Juan Enríquez de Borja y Almansa, II Marqués de Santiago de Oropesa, VIII Marqués de Alcañices, con Grandeza de España.
  • Teresa Enríquez de Velasco, III Marquesa de Santiago de Oropesa, IX Marquesa de Alcañices.
  • Pascual Enríquez de Cabrera, IV Marqués de Santiago de Oropesa, X Marqués de Alcañices.
  • María Almudena Enríquez, V Marquesa de Santiago de Oropesa, XI Marquesa de Alcañices.
Actualmente el poseedor es Alfonso Martos Carrión y Azlor de Aragón
.

jueves, 5 de marzo de 2009

Caballero de Calatrava Don Martín García Óñez de Loyola. Gobernador del Reino de Chile

Soberana Orden Militar de Caballería Hospitalaria de
 San Ignacio de  de Loyola
Continuadora de las Ordenes de Caballería Españolas en América 
Caballeros Americanos Siglo XXI
-
Martin Garcia Oñez de Loyola
 gobernador de Chile
.
Martín García Óñez de Loyola (Azpeitia; 1549 - † Curalaba; 24 de diciembre de 1598). Militar español, Gobernador del Reino de Chile.
.
Nació en Azpeitia (Guipúzcoa) en el seno de la rica familia de Loyola. Su abuelo al crear el mayorazgo de Oñaz y Loyola dejó toda la fortuna al primogénito, Beltrán de Oñaz, tío de Martín. Martín era sobrino-nieto de san Ignacio de Loyola.
.
Óñez de Loyola partió muy joven al Perú, en el año 1568, al lado del nuevo virrey Francisco de Toledo en calidad de capitán de su guardia. En 1572, en la expedición militar contra Tupac Amaru, el último descendiente de los incas, que mantenía resistencia a la dominación extranjera, Óñez de Loyola tuvo una destacada actuación. Dirigiendo él la columna de vanguardia, sorprendió el campamento del último inca y lo capturó.

Por su actuación, obtuvo el cargo de corregidor en varios pueblos del Perú, además de la posesión de bienes y una encomienda. Contaba también como recompensa, su esposa, perteneciente a la familia real de los incas, sobrina de Tupac Amaru, y bautizada con el nombre cristiano de Beatriz Clara Coya.

Con estas recomendaciones, Felipe II lo nombró gobernador de Paraguay en 1592. Sin embargo, poco antes de asumir, el rey lo designó gobernador de Chile, pues lo consideró el capitán más apto para dar fin a la Guerra de Arauco.

Gobernador de Chile [editar]

Óñez de Loyola llegó a Chile el 23 de septiembre de 1592, determinado a pacificar Arauco, por lo que se dirigió de inmediato a Concepción, a la cabeza de 110 hombres que logró reunir en la capital (febrero de 1593). Con tan escasos recursos que disponía en el reino, Óñez de Loyola se dio cuenta de que sin refuerzos no lograría nada. En su actual campaña se mantenía con solo poco más de 200.


La aparición del pirata holandés Richard Hawkins, que encendió la alarma en el Perú, retrasó el envío de refuerzos (se decía que eran necesarios para la defensa del Perú). Hawkins en sus correrías también atacó el puerto de Valparaíso, pero como el botín era muy pobre, en un acto caballeresco, devolvió los artículos que no le servían y dejó en libertad a los marineros apresados.



Quiñones, García Óñez de Loyola y Viscarra

El gobernador no recibió los soldados solicitados, pero sí llegaron dos Ordenes religiosas, los agustinos y los jesuitas, estos últimos tendrían una gran importancia en los futuros sucesos ocurridos durante el período colonial en Chile, hasta su expulsión en 1767.

El gobernador decidió no esperar más, y en 1594 inició las campañas del sur con el reducido contingente con que contaba. Tres años después llegó un refuerzo de 140 hombres, pero no bastaban, a lo que se sumó la negativa de Santiago de enviar más soldados. Los pocos refuerzos que llegaron del Perú no era una decisión del virrey, que ofrecía generosas ofertas a quien se uniera, sino porque el nombre de Chile estaba desprestigiado por esa guerra interminable, y nadie deseaba arriesgar su vida yendo allí.
.
Curalaba: muerte del gobernador [editar]

Artículo principal: Batalla de Curalaba

Se encontraba el gobernador en La Imperial cuando le llegó la noticia de que en Angol los mapuche habían recomenzado sus ataques, por lo que partió el 21 de diciembre de 1598 con 50 jinetes al lugar. En el segundo día de marcha encontraron un sitio llamado Curalava (piedra partida), a orillas del río Lumaco, encajonado en este lugar por altas barracas, donde descansaron sin tomar ninguna medida de precaución para evitar un ataque. En la noche del 23 al 24 los indígenas se acercaron al campamento, y al trueno de sus gritos y cuernos se lanzaron al ataque de los españoles.

Óñez de Loyola, y dos de sus soldados que estaban a su lado, se defendieron con valor, pero sucumbieron traspasados por las picas de los guerreros mapuche. En el combate murieron casi todos los españoles, con excepción del clérigo Bartolomé Pérez, hecho prisionero, y Bernardo de Pereda, soldado que quedó tirado en el campo de batalla con 23 heridas en el cuerpo, pero aún vivo.

Los mapuche iniciaron entonces un levantamiento general que terminó con todas las ciudades al sur del río Bio Bio. Guardaron la cabeza de Oñez de Loyola y entregaron el cráneo años más tarde al gobernador Alonso García de Ramón.

Martín García de Loyola y su esposa, la princesa inca, Beatriz Clara Coya.
.
Descendencia [editar]
De su matrimonio con la princesa doña Beatriz Clara Coya tuvo una sola hija, doña Ana María Lorenza García Sayri Tupac de Loyola, quien luego de su matrimonio con don Juan Enríquez de Borja, hijo del marqués de Alcañices, recibió en 1614 el título de Marquesa de Santiago de Oropesa.

.

martes, 3 de marzo de 2009

Oración por la patria Argentina

.

En su declaración de la
95ª Asamblea Plenaria de la
Conferencia Episcopal Argentina
 (Pilar, 8 de abril de 2008)
nuestros Obispos, que comparten
.
“los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias del
pueblo al que pertenecemos y servimos”
,
nos invitaban a retomar la “oración por la Patria” en esta hora delicada y providencial de nuestra vida nacional:

Oración por la patria

Jesucristo, Señor de la historia, te necesitamos
Nos sentimos heridos y agobiados.
Precisamos tu alivio y fortaleza.
Queremos ser nación,
una nación cuya identidad
sea la pasión por la verdad
y el compromiso por el bien común.
Danos la valentía de la libertad
de los hijos de Dios
para amar a todos sin excluir a nadie,
privilegiando a los pobres
y perdonando a los que nos ofenden,
aborreciendo el odio y construyendo la paz.
Concédenos la sabiduría del diálogo
y la alegría de la esperanza que no defrauda.
Tú nos convocas. Aquí estamos, Señor,
cercanos a María, que desde Luján nos dice:
¡Argentina! ¡Canta y camina!
Jesucristo, Señor de la historia, te necesitamos.
Amén
.
Excmo Señor Don Carlos Gustavo Lavado Ruíz y Roqué Lascano
Diplomado en Defensa Nacional
Posgrado en Protección Radiológica y Seguridad Nuclear
PhD Community Development
Accadémico Efectivo Academia San Faustino Italia
Gran Maestre Orden de San Ignacio de Loyola
XVI LMGB – CIII CMN – XXX Ec GNA – XLVI EDNA

.