martes, 31 de diciembre de 2013

FELIZ AÑO 2014. Oficina del Prior General del Reino de España. Adhiere el Excelentísimo General de la Orden Caballeros de Su Santidad el Papa "San Ignacio de Loyola".




Quiénes somos 

Los Caballeros de la Orden, soldados de Dios, somos jesuitas laicos, somos hombres y mujeres de frontera, dispuestos a estar en aquellos lugares donde hay situaciones de injusticia, donde otros no pueden o no quieren estar, donde se puede tener un efecto multiplicador en bien de la misión. Hombres preparados para responder a las necesidades de nuestro mundo, solidarizándonos con las víctimas de esta historia y así acompañar a Jesús rumbo a la cruz. Somos Compañeros de Jesús, amigos para la misión, y estamos al servicio de la Mayor Gloria de Dios.


Orden Caballeros del Papa en América
Los Jesuitas conquistaron Sud América para la Iglesia de Roma 
(dijo Lord Maculay)



Queridos amigos: 

Un año más toca a su fin, y para que el camino recorrido no sea más que polvo pisoteado,


Será necesario recapitular para ver nuestras debilidades y nuestras fortalezas.

Tenemos que crecer en el amor y la caridad para desprendernos de lo accesorio que sin duda no nos reporta el verdadero alimento de la felicidad.

Cada año nos deseamos felicidad y suerte para el venidero, pero no somos conscientes de que ese año, no es sino una cuenta más en el rosario de nuestra existencia terrenal; un rosario que en manos piadosas nos conducirá sin duda ante el Padre, pero si lo dejamos caer, una sensación de vacío e infelicidad nos embargará.

Cuando pensamos en la suerte, nos asalta ese sentimiento de deseo por todo aquello que no poseemos y quisiéramos tener. No pensamos en que despertar cada día, compartir el pan con nuestros familiares y amigos, y encontrar un hombro sobre el que reír o llorar, es la suerte más inmensa.

Le pido a Dios por todos sus hijos, mis hermanos y hermanas, y sobre todo por todos aquellos que aún no conocen la dicha del amor inmenso e incondicional de Dios, fielmente representado en Cristo recién nacido.

Que esta noche no sea una más de despilfarro y locura festiva, de falsas felicitaciones y vacíos deseos. Que sea una noche para celebrar la gloriosa venida de nuestro niño Dios, deseando que todos los niños del mundo igual que él, al menos tengan el calor de un modesto pesebre y el amor de sus padres.

Oremos juntos con mucha fe, para que este año 2014, sea el año de igualdad, pero la igualdad sincera, no la que nos venden los poderosos y los políticos, la igualdad donde todos y cada uno de los habitantes de la tierra, vivan libres, en paz y alimentados dignamente.

Te lo pedimos Señor. 

 FELIZ AÑO 2014

lunes, 30 de diciembre de 2013

Urías, el ‘pecado’ de ser leal hasta la muerte Héroes de Dios desconocidos para nosotros.





Quiénes somos 

Los Caballeros de la Orden, soldados de Dios, somos jesuitas laicos, somos hombres y mujeres de frontera, dispuestos a estar en aquellos lugares donde hay situaciones de injusticia, donde otros no pueden o no quieren estar, donde se puede tener un efecto multiplicador en bien de la misión. Hombres preparados para responder a las necesidades de nuestro mundo, solidarizándonos con las víctimas de esta historia y así acompañar a Jesús rumbo a la cruz. Somos Compañeros de Jesús, amigos para la misión, y estamos al servicio de la Mayor Gloria de Dios.


Orden Caballeros del Papa en América
Los Jesuitas conquistaron Sud América para la Iglesia de Roma 
(dijo Lord Maculay)


Cuando tenemos algún tipo de poder en nuestras manos, por muy pequeño que sea, demostramos realmente quiénes somos y de lo que somos capaces.

Era uno de los valientes del rey (2 Samuel 23:39). Había arriesgado su vida por él en innumerables ocasiones, y David sabía que había llegado al trono por la voluntad de Dios sí, pero aupado por hombres de honor como Urías. A los hombres como él no les importaba luchar contra gigantes o burlar la muerte una y otra vez al más mínimo deseo de su capitán. Capaces de renunciar a todo, incluso a sus propias familias, con tal de servir a su rey.

David agradeció a Urías su lealtad en muchas ocasiones, pero un día el rey vomitó esa misma fidelidad, porque quiso llenar su vida de veneno puro: esa maldita crueldad que nos hace querer satisfacer cualquier deseo a costa del sufrimiento de otros. Todos conocemos la historia: La pasión de David fue casi tan grande como su ego al ver a una mujer hermosa y considerarla suya, a pesar de que era la esposa de uno de sus mejores amigos, la mujer de alguien que estaba arriesgando su vida por él en esos momentos. La esposa de Urías.

Cuando tenemos algún tipo de poder en nuestras manos, por muy pequeño que sea, demostramos realmente quiénes somos y de lo que somos capaces. David no sólo tuvo relaciones sexuales con Betsabé, la mujer de Urías; sino que urdió todo un plan para esconder sus vergüenzas después de haber ganado su trofeo (Betsabé no fue para David más que un capricho).

Si el paso de quitarle lo que más amaba su amigo fue despreciable, mucho más lo fue el querer engañarlo apareciendo delante de todos (incluido su general en jefe, Joab) como alguien inteligente y listo, capaz de pasar por encima de cualquier situación y de cualquier persona, sin pagar las consecuencias. El problema fue que el plan de David no salió como pensaba: Urías era demasiado leal ¡Tenía que haberlo sabido! ¡Era su amigo y le conocía desde hacía muchos años! Urías no podía comprender cómo el rey le mandaba a dormir tranquilamente a su casa mientras todos estaban arriesgando sus vidas y el “honor” de Dios estaba en juego en medio de la batalla ¡Ni borracho quiso hacer algo malo!

Urías era un hombre de honor, leal a David de una manera extraordinaria e incondicional. No sé si sospechó que algo raro estaba pasando, porque su rey y amigo quiso engañarle una y otra vez. En cierta manera no nos importa porque su reacción y su carácter hablan por sí mismos. En un mundo en el que la lealtad no vale nada para muchos, Urías la derrochó a precio de su propia vida. Fue leal a Dios, leal a sus compañeros de batalla, leal a su rey, leal a su esposa, leal a sí mismo…

Aparentemente su honor no le valió para nada, todo lo contrario ¡le llevó a la misma muerte! Ese día, Dios “perdió” a un hombre fiel y sus compañeros lloraron a un hombre de honor. El día en el que el David le puso en primer lugar de la batalla, no sólo para que los enemigos le asesinasen, sino también para que lo hicieran mientas el ejército de Israel se retiraba y le abandonaba a su suerte (¡Todo para quedarse con su capricho personal: Betsabé!)… Ese día quien realmente se quedó solo fue el mismo rey. A partir de ese momento no volvió a tener paz en su familia: uno de sus hijos murió, otro violó a su hermanastra, un tercero mató a éste y más tarde se rebeló contra su propio padre; en fin, cuando despreciamos el honor, a quién más daño hacemos es a nosotros mismos.

Creo que no está de más abrir un pequeño paréntesis: A veces tenemos “algo” que a otro le gusta, y eso puede llegar a ser terrible: Los celos y la envidia suelen ser los peores enemigos de la amistad. No es nada difícil llorar con los que lloran, ni estar al lado de la persona que sufre; pero parece complicado que aprendamos a alegrarnos con los que triunfan y admirar a aquellos que consiguen sus sueños. Desgraciadamente muchas veces “matamos” a nuestros amigos más leales cuando no están de acuerdo con nosotros, cuando nos dicen algo que no queremos oír, o simplemente nos estorban para alcanzar nuestros fines. Cuando nos encaprichamos con algo, queremos conseguirlo caiga quien caiga, y al final, quienes terminamos cayendo somos nosotros.

Para mí lo más importante de la historia es que Dios considera a Urías un héroe. Cuando en la Biblia aparece escrita la genealogía del Señor Jesús, nos recuerda que el rey David tuvo a Salomón, literalmente, “de la de Urías Eteo” (Mateo 1:6).

¡Dios remarca no sólo su nombre, sino también su procedencia, como se hace con todos los hombres leales! ¡Cómo se presenta a las personas que admiramos! Dios quiere enseñarnos que la clave en esta historia es Urías, el hombre de honor señalado es el amigo de David ¡Ni siquiera menciona el nombre de su mujer (la madre de Salomón)! Y Dios no lo hace, porque para Él, el héroe es Urías: ¡Así es cómo Dios ve las cosas!

Es más, Urías es el único que aparece en los ascendientes del Señor Jesús, sin formar parte de su familia, porque hacía ya mucho tiempo que había muerto cuando Salomón nació. ¡Dios quiso premiar el honor de Urías no sólo en ese momento, sino que además lo dejó escrito para siempre! A Dios no le importó que Urías hubiera fallecido mucho antes de nacer Salomón, todo lo contrario: Su fidelidad es un ejemplo en los cielos y en la tierra.

Cuando Dios Padre escribió la genealogía de su Hijo, quiso que apareciese el nombre de Urías, a pesar de no haber tenido nada que ver con su familia.

Dios se sintió “feliz” de que su hijo descendiese de un hombre de honor. 

 Autor: Jaime Fernández Garrido


lunes, 23 de diciembre de 2013

San Pedro Canisio .«Doctor de la Iglesia; el más importante e intrépido defensor de la religión. Llevó el carisma JESUITA por gran parte de Europa. De forma particular evangelizó Alemania. Fue un brillante teólogo y autor de importantes obras». SANTOS Y BEATOS: EPOPEYAS DE AMOR. EJEMPLO DEL DÍA.





Quiénes somos 

Los Caballeros de la Orden, soldados de Dios, somos jesuitas laicos, somos hombres y mujeres de frontera, dispuestos a estar en aquellos lugares donde hay situaciones de injusticia, donde otros no pueden o no quieren estar, donde se puede tener un efecto multiplicador en bien de la misión. Hombres preparados para responder a las necesidades de nuestro mundo, solidarizándonos con las víctimas de esta historia y así acompañar a Jesús rumbo a la cruz. Somos Compañeros de Jesús, amigos para la misión, y estamos al servicio de la Mayor Gloria de Dios.


Orden Caballeros del Papa en América
Los Jesuitas conquistaron Sud América para la Iglesia de Roma 
(dijo Lord Maculay)


Por Isabel Orellana Vilches 

MADRID, 21 de diciembre de 2013 (Zenit.org) - Este insigne apóstol de Alemania, incansable apologeta, que siguió los pasos de san Bonifacio en la evangelización germana jesuita, no se concedió ni un instante para sí, haciendo de su vida un permanente acto de ofrenda a Cristo.

Nació el 8 de mayo de 1521 en la localidad holandesa de Nimega. Su influyente familia pertenecía a la nobleza; su padre era el alcalde de su ciudad natal. Fue el primogénito de dos hermanos, y de ocho vástagos más que nacieron del segundo matrimonio de su progenitor, quien contrajo nuevas nupcias al enviudar. Todos los hijos fueron educados en la fe tanto por él como por sus dos esposas. En 1536 Pedro inició sus estudios en la universidad de Colonia. Y fue allí donde la eficaz labor apostólica de dos sacerdotes le fueron conduciendo hacia una vida espiritual intensa. El segundo, Nicolás van Esche, que fue su confesor, le sugirió leer el Evangelio todos los días y le proporcionó las pautas elementales de la oración. Solía frecuentar el monasterio cartujo de santa Bárbara.

Fue un alumno excepcional; en 1540 obtuvo el Magister en Teología. Entonces vivía en un estado de búsqueda, y se hallaba a la espera de que Dios le mostrara el camino mientras barajaba la opción sacerdotal. Todo se concretó al conocer al jesuita Pedro Fabro en 1543; le había puesto en contacto con él otro jesuita compañero de estudios. Se trasladó a Maguncia expresamente para hablar con el beato, y quedó bajo su amparo. Después, hizo los ejercicios espirituales, y en mayo de ese año ingresó en la Compañía de Jesús. El noviciado coincidió con la muerte de su padre y decidió distribuir los cuantiosos bienes que le legaron entre los pobres, estudiantes sin recursos y también entre los jesuitas. Le encomendaron la delicada misión de dirigir como vicesuperior a la reducida comunidad que quedó en Colonia tratando de esquivar el decreto de expulsión que pendía sobre los conventos. Y en 1544 comenzó a dedicarse a la predicación, acción apostólica que le distinguiría y en la que obtuvo grandes conversiones.

Profesó en mayo de 1545. Le avalaba su prestigio en la universidad cuando le designaron para participar en la Dieta de Worms donde se dirimían los conflictos entre protestantes y católicos. Otra de sus actuaciones se produjo en el ámbito de la diplomacia. Trabajaba arduamente, consciente de que no tenía ni un instante para sí, como expresaba al P. Fabro en sus cartas. Fue ordenado en junio de 1546 y en agosto de este año moría el beato, noticia que Pedro acogió con incontenible emoción ya que se había formado bajo su tutela. La situación eclesial era gravísima porque el arzobispo Max Hermann von Wied se había involucrado en la herejía y le habían excomulgado. Las misiones diplomáticas que Canisio llevó a cabo fueron esenciales para el mantenimiento de la fe en Colonia; por ellas se le califica como «el más importante e intrépido defensor de la religión». Se distinguió por su celo apostólico, la oración, la meditación y la caridad que mostraba hacia todos. Fue un apologeta de la fe, cuya defensa efectuó con rigor y respeto, imbatible en su manera de refutar los errores.

En 1547 participó en el Concilio de Trento, trabajando con Diego Laínez y Alfonso Salmerón. En calidad de teólogo había acompañado al prelado de Austria. Después se trasladó a Roma por indicación de san Ignacio de Loyola, que se ocupó personalmente de completar su formación. Se doctoró en 1549. Humilde, obediente y dispuesto a todo por Cristo, partió a Messina para trabajar en un colegio infantil. Reconoció: «Me apego a la obediencia, con el corazón. Obligo al espíritu a no inclinarse». Cuando se entrevistó con el papa Pablo III, sabiendo que iba a partir a Alemania, se postró de hinojos en la basílica de san Pedro rogando fervientemente la bendición de los apóstoles Pedro y Pablo. Salió confortado: «Allí he sentido que un gran consuelo y la presencia de la gracia me eran concedidas por medio de estos intercesores (Pedro y Pablo). Ellos confirmaban mi misión en Alemania y parecían transmitirme, como apóstol de Alemania, el apoyo de su benevolencia. Tú conoces Señor, de que manera y cuantas veces en ese mismo día me has confiado Alemania, a la que luego cuidaré y por la cual deseo vivir y morir».

Con la magnánima resolución de no defraudar a Cristo y a sus superiores transcurrió el resto de su vida entre Alemania, Austria y Holanda, siendo incansable apóstol, insigne profesor, ardiente predicador y reconciliador que supo tocar la fibra íntima de los apartados de la fe. Pacificador y mediador en graves conflictos, hombre de gran visión y sabio gobierno, por donde pasaba surgían vocaciones y, con ellas, el incremento de sacerdotes. Fue fundador de colegios, vice gran canciller y rector universitario, administrador de la diócesis de Viena, a su pesar, por expresa indicación del papa Julio III, y reputado autor. Retazos de sus experiencias místicas ponen de relieve su pasión por Cristo: «Tú, al final, como si me pudieses abrir el corazón del Santísimo Cuerpo, que me parecía ver delante de mí, me has mandado beber en esa fuente, invitándome por decir así a sacar las aguas de mi salvación de tus fuentes, oh mi Salvador».

Entre sus obras se halla el famoso compendio de doctrina cristiana, luego convertido en catecismo, que sería objeto de numerosas traducciones y reediciones. En 1556 Ignacio lo designó provincial de Alemania hallándose bajo su jurisdicción: Austria, Bohemia, Baviera y el Tirol. En tres décadas recorrió miles de kilómetros evangelizando a las gentes. «Descansaremos en el cielo», decía. Todos, fueran o no creyentes, le estimaban. Fue designado nuncio por Pío IV, y Pío V le encomendó asistir a la Dieta de Augsburgo. Los últimos diecisiete años de su vida los pasó en Friburgo, animando, consolando, estudiando, escribiendo e impulsando las fundaciones. Murió el 21 de diciembre de 1597 contemplando a María. Pío IX lo beatificó el 20 de noviembre de 1864. Pío XI lo canonizó y declaró doctor de la Iglesia el 21 de mayo de 1925.


domingo, 22 de diciembre de 2013

Agenda correspondiente al mes de noviembre del año 2013 de S.E. La Señora Doña María Cristina Fernández SOMCLPSIL. Académica del Instituto Güemesiano de la provincia de Salta en Buenos Aires.




Quiénes somos 

Los Caballeros de la Orden, soldados de Dios, somos jesuitas laicos, somos hombres y mujeres de frontera, dispuestos a estar en aquellos lugares donde hay situaciones de injusticia, donde otros no pueden o no quieren estar, donde se puede tener un efecto multiplicador en bien de la misión. Hombres preparados para responder a las necesidades de nuestro mundo, solidarizándonos con las víctimas de esta historia y así acompañar a Jesús rumbo a la cruz. Somos Compañeros de Jesús, amigos para la misión, y estamos al servicio de la Mayor Gloria de Dios.


Orden Caballeros del Papa en América
Los Jesuitas conquistaron Sud América para la Iglesia de Roma 
(dijo Lord Maculay)



S.E. la Muy Augusta Dama Gran Cruz  Prof. Doña María Cristina Fernández concretó las siguientes actividades: 

En Buenos Aires: 

7 de Nov: Desarrolló en el Centro de Oficiales Retirados el segundo Homenaje a los Mártires de Yavi en Buenos Aires, luego de la sanción de la ley que declara Efeméride en la Provincia de Jujuy el 15 de noviembre.

17 de Nov: Solicitó una invocación religiosa a Los Mártires de Yavi en la misa celebrada en la Casa de Retiros Espirituales, Capilla del Divino Salvador, en Ciudad de Buenos Aires. El edificio data del año 1795. 

En Jujuy: 

12 de Nov: Disertó sobre Los Mártires de Yavi en el Escuadrón 53 “Jujuy” dirigida al personal de la institución. Por gestión del Instituto Belgraniano de Jujuy, disertó en la Escuela “Marina Vilte” de San Salvador de Jujuy. 13 de Nov: Disertó sobre los Mártires de Yavi en el Escuadrón 21 “La Quiaca” ante oficiales y suboficiales de dicho Escuadrón. Visitó a la Dra Reina Sotillo, Ministro. Cónsul general argentina en Villazón, Bolivia, manteniendo con la misma un valioso intercambio sobre temas históricos. Dialogó sobre temas históricos con Néstor Alberto Lozano, Secretario Administrativo del Consulado Argentino en Villazón. 

13 de Nov: Dialogó con Luis Beltrán, corresponsal en La Quiaca del Tribuno y un multimedios jujeño. 

14 de Nov: Disertó ante la comunidad y Oficiales de Gendarmería Nacional en la Casa Hacienda de Yavi del Marquesado de Tojo sobre la Efeméride del 15 de Noviembre. Por gestión del Instituto Belgraniano de Jujuy disertó ante docentes y alumnos en el Salón “Claret” de La Quiaca. 

15 de Nov: Participó en el homenaje tributado a Los Mártires de Yavi junto a autoridades provinciales y locales. Por invitación de los organizadores formó parte de la tríada que izó la Bandera y luego trasladó al altar de la Iglesia de Yavi la ofrenda floral a los mártires del 15 de noviembre de 1816. Finalmente se dirigió a los presentes explicando las razones por las cuales difunde el suceso recordado, lo que la llevó a fundamentar la Ley en reconocimiento a los mismos. En la oportunidad reseñó la labor realizada por el Dr. Rodolfo Martín Campero en pro del reconocimiento del Cnl patriota Juan José Fernández Campero y las circunstancias en las que él, parte de la tropa y pueblo cayeran prisioneros. Fue entrevistada por una periodista de Radio Nacional luego del acto desarrollado en Yavi, sobre las razones del homenaje. Disertó sobre la Efeméride del 15 de Noviembre y compartió relatos históricos con docentes y directivos de la Escuela “Sarg José Mariano Gómez”.


S.EDon Carlos Gustavo Lavado Roqué y el General Don  "Martín Miguel de Güemes" i. ISAAC3 ROQUÉ GÜEMES, b. 1846, Córdoba, Córdoba, Argentina; d. 29 de marzo 1920, Córdoba, Córdoba, Argentina. 10. ii. ENRIQUETA ROQUÉ GÜEMES, b. 1847, Córdoba, Córdoba, Argentina. iii. CONSTANCIA ROQUÉ GÜEMES, b. 10 1849, Córdoba, Córdoba, Argentina; m. PABLO C BELISLE, 09 Jun 1892, Córdoba, Córdoba, Argentina; Matrimonio: Nuestra Señora del Pilar 
Académica Correspondiente del Instituto 
Güemesiano de Salta en Buenos Aires

De la Curia Jesuítica en Roma. El Papa Francisco celebrará la Eucaristía en la Iglesia del Gesù el día 3 de febrero.






Quiénes somos 

Los Caballeros de la Orden, soldados de Dios, somos jesuitas laicos, somos hombres y mujeres de frontera, dispuestos a estar en aquellos lugares donde hay situaciones de injusticia, donde otros no pueden o no quieren estar, donde se puede tener un efecto multiplicador en bien de la misión. Hombres preparados para responder a las necesidades de nuestro mundo, solidarizándonos con las víctimas de esta historia y así acompañar a Jesús rumbo a la cruz. Somos Compañeros de Jesús, amigos para la misión, y estamos al servicio de la Mayor Gloria de Dios.


Orden Caballeros del Papa en América
Los Jesuitas conquistaron Sud América para la Iglesia de Roma 
(dijo Lord Maculay)


18 de diciembre de 2013. El P. Federico Lombardi ha anunciado que el Papa Francisco acudirá la Iglesia del Gesù de Roma, para celebrar una Misa, el día 3 de enero de 2014, fiesta titular de la Compañía. A las 9 de la mañana el Papa concelebrará la Santa Misa con sus hermanos jesuitas de Roma. Aprovechará la ocasión para dar gracias a Dios porque Pedro Fabro figura ya, desde ayer, en el número de los Santos. El P. Lombardi ha manifestado así mismo que el Santo Padre, en una conversación con el P. Adolfo Nicolás, S.J., General de la Compañía, comentó que había sido el primero en rezar al nuevo Santo en el mismo momento en que firmaba el decreto de canonización.

NUESTRA NOCHE BUENA. Por S.E. Cab Don Adolfo "Vasco" Zabalza OCSSPSIL.




Quiénes somos 

Los Caballeros de la Orden, soldados de Dios, somos jesuitas laicos, somos hombres y mujeres de frontera, dispuestos a estar en aquellos lugares donde hay situaciones de injusticia, donde otros no pueden o no quieren estar, donde se puede tener un efecto multiplicador en bien de la misión. Hombres preparados para responder a las necesidades de nuestro mundo, solidarizándonos con las víctimas de esta historia y así acompañar a Jesús rumbo a la cruz. Somos Compañeros de Jesús, amigos para la misión, y estamos al servicio de la Mayor Gloria de Dios.


Orden Caballeros del Papa en América
Los Jesuitas conquistaron Sud América para la Iglesia de Roma 
(dijo Lord Maculay)


NUESTRA NOCHE BUENA 

 Hoy como ayer festejamos 
la noche del nacimiento, 
de aquel que con sufrimiento 
en una cruz maltratamos, 
la mesa que hoy ostentamos 
no condice con su enseñanza, 
ya que El hablo de esperanza, 
de fe cristiana en el padre, 
y de una humildad que encuadre
 viviendo a su semejanza.-

Perdona mi niño amado 
si el hombre no comprendió, 
y a tu palabra olvido 
para vivir en pecado, 
hoy vale mas un ducado 
que la palabra divina, 
porque la misma lastima 
la tremenda egolatría, 
que a los hombres de hoy en día 
los envuelve y los fascina.-

Te damos gracias Señor 
por todo lo que nos das, 
y el saber mirar atrás 
nos permite ver tu amor, 
por eso que en tu calor 
de Hijo que al Padre adora, 
recibas en esta hora 
de feliz recogimiento,
 todo nuestro sentimiento