martes, 23 de agosto de 2011

Orden Militar de Caballería Ligera del Papa “San Ignacio de Loyola” Special Associates Of The College Of Pontifical Honorees. Banda -

.
"Corresponde a nosotros dar la batalla y a Dios dar la victoria"

"Ad Majorem Dei Gloriam"


La banda de la Orden de Loyola es de gro de seda y los colores están distribuidos en dos fajas horizontales de igual tamaño.

Una amarilla y una blanca conforme los colores de la bandera, sus  medidas son: 76 centímetros aproximadamente de largo, dobles, por 10 centímetros de ancho, llevará como ornato fleco de gusanillo (atraviesa en diagonal el escudo desde el angulo superior de la derecha hasta el inferior de la izquierda, ocupando un tercio del escudo).

Procede del símbolo del tahalí con el que los caballeros medievales portaban la espada. Un caballero debía usarlo de derecha a izquierda. En hijos ilegítimos se usa la Barra heráldica, que es como la Banda pero a la inversa. Como señal de bastardía se usaba la expresión 'nacido del lado izquierdo'.


Superior General Orden de Loyola
.

sábado, 20 de agosto de 2011

Consejo Económico y Social (ECOSOC) de la Organización de las Naciones Unidas

.

El Consejo Económico y Social (ECOSOC) de la Organización de las Naciones Unidas asiste a la Asamblea General en promocionar la cooperación y desarrollo económico y social internacional.

En virtud de la Carta de las Naciones Unidas, el Consejo Económico y Social se ocupa de promover niveles de vida más elevados, el pleno empleo, y el progreso económico y social; de identificar soluciones para los problemas de salud, económicos y sociales en el plano internacional; de facilitar la cooperación en el orden cultural y educativo; y de fomentar el respeto universal de los derechos humanos y las libertades fundamentales. El alcance del Consejo Económico y Social abarca más del 70% de los recursos humanos y financieros de todo el sistema de las Naciones Unidas.

Salón del Consejo Económico y Social de Naciones Unidas.

El ECOSOC es el encargado de coordinar la labor de los 15 organismos especializados, de las 10 comisiones orgánicas y de las 5 comisiones regionales de la ONU; recibe informes de 11 fondos y programas de la organización; y emite recomendaciones de política dirigidas al sistema de las Naciones Unidas y a los estados miembros. Para desempeñar su mandato, el Consejo Económico y Social consulta con representantes de los sectores académico y empresarial y con más de 2.100 organizaciones no gubernamentales registradas.

Dirección normativa

En los últimos años, el Consejo Económico y Social ha adoptado un papel rector en las esferas de política fundamentales. En su serie de sesiones de alto nivel de 1999 publicó un Manifiesto sobre la pobreza, que en muchos aspectos fue el precursor de la formulación de los Objetivos de Desarrollo del Milenio aprobados en Nueva York en la Cumbre del Milenio. La Declaración Ministerial de la serie de sesiones de alto nivel de 2000 propuso la adopción de medidas concretas para tratar de colmar la brecha digital, cuyo resultado directo fue el establecimiento en 2001 del Grupo de tareas de las Naciones unidas sobre la tecnología de la información y las comunicaciones [TIC]. El año 2002, al haberse abordado la cuestión del desarrollo de África en el Consejo Económico y Social, la Nueva Alianza para el Desarrollo de África (NEPAD), por primera vez recibió en forma oficial el apoyo de la comunidad internacional.

Excmo Sr Dr hc Don Carlos Gustavo Lavado Roqué Lascano
Real Colegio de los Caballeros del Papa en las Américas
Caballero del Ejército de la República Argentina
Asesor Embajada ONU Argentina
Consejo Económico Social
Superior General Orden de San Ignacio de Loyola
"Deo militare"


domingo, 14 de agosto de 2011

CONCELEBRACIÓN EUCARÍSTICA PARA LOS PARTICIPANTES EN LA PEREGRINACIÓN ORGANIZADA POR LA COMPAÑÍA DE JESÚS

.

Protector Espiritual Orden de San Ignacio de Loyola
HOMILÍA DEL CARDENAL ANGELO SODANO

Altar de la Confesión de la Basílica Vaticana
Sábado 22 de abril de 2006

Señores cardenales
y venerados hermanos en el episcopado y en el presbiterado;
queridos miembros de la Compañía de Jesús;
hermanos y hermanas en el Señor:

"Aleluya, aleluya" es la exclamación gozosa que brota de nuestro corazón en este tiempo de Pascua, mientras contemplamos el poder del Resucitado, que hace saltar la pesada piedra del sepulcro y se aparece a sus discípulos con todo el esplendor de su gloria.

"Aleluya, aleluya" repetimos también nosotros hoy al contemplar lo que el Señor, por medio de su Espíritu Santo, ha obrado en la Iglesia a lo largo de su historia, suscitando en ella formas siempre nuevas de santidad.

Nuestra mirada se fija hoy, de modo particular, en tres grandes figuras de religiosos, que pusieron las bases de la Compañía de Jesús: Ignacio de Loyola, Francisco Javier y Pedro Fabro.
En el clima pascual
Es una historia gloriosa la que hoy nos impulsa a cantar en coro nuestro aleluya, en el gozoso clima de la Pascua.

Un ilustre historiador de la liturgia, el padre Joseph Jungmann, de la Compañía de Jesús, en su conocido tratado "Missarum solemnia", explicó muy bien el valor de la breve exclamación bíblica del Aleluya que impregna toda la Iglesia en este tiempo de gozo pascual. Es más, nos recordaba que, antes de la reforma litúrgica impulsada por san Pío X, el Aleluya se repetía incluso nueve veces en el domingo in Albis, para expresar toda la alegría de los cristianos ante los dones del Señor (Verlag Herder, Viena 1949, n. 434).

Con esa actitud interior también nosotros queremos cantar hoy un himno de alabanza a Dios todopoderoso, repitiendo las palabras del Salmo responsorial: "Haec dies quam fecit Dominus, exultemus et laetermur in ea", "Este es el día en que actuó el Señor, sea nuestra alegría y nuestro gozo" (Sal 117).

La celebración de hoy

Con este espíritu nos hemos congregado aquí, en torno al altar del Señor, para renovar el sacrificio eucarístico, ofreciéndonos con Cristo al Padre en actitud de adoración, de acción de gracias, de expiación y de súplica. Son las cuatro conocidas finalidades de toda celebración eucarística, según la doctrina de la Iglesia.

Al respecto, recuerdo aún con nostalgia las profundas clases que impartía en la Pontificia Universidad Gregoriana el padre Giuseppe Filograssi, s.j., que, como maestro insigne y verdadero hombre de Dios, nos ayudaba a conocer cada vez mejor los diversos aspectos del "mysterium fidei".
Ante la Majestad divina

También hoy el primer motivo que ha reunido a la familia ignaciana en torno al altar del Señor es el de la adoración al Padre, nuestro Creador y Señor. Él, a través de su Espíritu Santo, suscitó en el corazón de Europa, hace cinco siglos, a los tres gigantes de santidad, a los que queremos recordar hoy. Querían "Deo militare" —"militar al servicio de Dios"—, como dijo el Papa Pablo III en la bula Regimini militantis Ecclesiae, del 27 de septiembre de 1540. Deseaban constituir una Compañía "para mayor servicio, alabanza y gloria del nombre de Dios" (Constituciones, n. 693), confiando en que "la divina y suprema Majestad quisiera servirse de la Compañía para la difusión" de su Reino (ib., n. 190).

En realidad, incluso en medio de las fatigas de la vida apostólica, san Ignacio quería que lo primero fuera servir a Dios. Con el mismo espíritu, san Francisco Javier se dedicó a sus empresas misioneras y el beato Pedro Fabro realizó su silenciosa labor de acompañamiento de tantas almas que buscaban a Dios.

Todo debía ser "ad majorem Dei gloriam", "para mayor gloria de Dios", como reza el lema que estos santos nos han dejado. Y con este mismo espíritu nosotros queremos celebrar hoy el sacrificio eucarístico.

El deber de acción de gracias

En segundo lugar, hoy queremos dar gracias, con Cristo, al Padre que está en los cielos por todos los beneficios que ha concedido a la Iglesia suscitando en ella los santos que recordamos hoy. Contemplamos a Ignacio, Francisco Javier y Pedro como hombres íntimamente unidos entre sí, pero sabemos muy bien, por sus mismos testimonios, que estaban muy unidos entre sí porque se hallaban íntimamente unidos a Cristo. Juntos querían ser precisamente la Compañía de Jesús, viviendo con su mismo estilo de vida y trabajando con la misma finalidad, para el establecimiento de su Reino.

Ciertamente, Ignacio fue el inicio de esa cordada, pero muy pronto, en París, mientras estudiaba en la Sorbona, se le unió Francisco Javier, que provenía de Navarra, y Pedro Fabro, que procedía de Saboya. Así surgió la emulación recíproca, que los llevó a dar vida a la Compañía en los años 1539-1540, precisamente con el fin de "ayudar a las ánimas" a amar y servir al Señor.

Hoy queremos dar gracias al Padre celestial por habernos dado esos maestros de santidad, que nos indican el camino del amor a Cristo y del consiguiente compromiso apostólico, para llevar a las almas a Dios.
La petición de perdón

Asimismo, recordando que todo sacrificio eucarístico tiene también un fin propiciatorio, queremos pedir hoy perdón por nuestras infidelidades. En realidad, sabemos muy bien que toda empresa humana es realizada por hijos de Adán, que están inclinados al pecado y que, por tanto, cada día deben repetir la oración que Jesús nos enseñó, diciendo: "Pater noster,... libera nos a malo", "Padre nuestro, ... líbranos del mal".

El mal existe tanto en la historia de los hombres como en la de las comunidades. Ya en el Colegio apostólico estaban Judas, que traicionó al Señor, y Pedro, que lo negó. Con frecuencia el gallo vuelve a cantar hoy también para nosotros, invitándonos a llorar por nuestras infidelidades y a pedir perdón al Señor.

La oración por el futuro

Por último, hoy queremos implorar del Padre que está en los cielos gracias abundantes sobre toda la Compañía de Jesús, para la santificación de sus miembros y la fecundidad de su ministerio.

Así, esta conmemoración constituirá una hora de gracia para la familia ignaciana y la impulsará a un nuevo celo apostólico, para anunciar a Cristo a los hombres de hoy.

En el evangelio hemos escuchamos nuevamente el mandato misionero universal: "Id por todo el mundo y predicad el Evangelio a toda criatura" (Mc 16, 15).

En esta santa misa pediremos para todos nosotros la luz y la fuerza para cumplir esa misión. Como en tiempos de Jesús, también hoy hay "mieses que blanquean" (Jn 4, 35) y que esperan la llegada de los segadores.

Así pues, elevemos nuestra oración a Dios por la Compañía de Jesús, a fin de que siga cumpliendo con generosidad su misión de anunciar al mundo de hoy el Evangelio de Cristo, retomando el impulso de los orígenes y el celo apostólico de Ignacio, Francisco Javier y Pedro Fabro.

Conclusión

Hermanos y hermanas en el Señor, con estas finalidades celebraremos el sacrificio eucarístico. Así, se derramarán sobre la Iglesia, al inicio de este tercer milenio cristiano, gracias abundantes. Que desde el cielo interceda por nosotros María santísima, que en este día es invocada en particular como Madre de la Compañía de Jesús. Que ella nos obtenga de su Hijo divino la gracia de continuar con nuevo empeño en el santo servicio del Señor. Amén.

.


viernes, 12 de agosto de 2011

Himno de la Compañía de Jesús (SOMCHSIL)





Quiénes somos 

Los Caballeros de la Orden, soldados de Dios, somos jesuitas laicos, somos hombres y mujeres de frontera, dispuestos a estar en aquellos lugares donde hay situaciones de injusticia, donde otros no pueden o no quieren estar, donde se puede tener un efecto multiplicador en bien de la misión. Hombres preparados para responder a las necesidades de nuestro mundo, solidarizándonos con las víctimas de esta historia y así acompañar a Jesús rumbo a la cruz. Somos Compañeros de Jesús, amigos para la misión, y estamos al servicio de la Mayor Gloria de Dios. Herederos de Misioneros y educadores, viajeros y descubridores, cartógrafos y geógrafos, hombres de teología y espada, de ciencia y espiritualidad, conspiradores políticos o pacificadores, los jesuitas han sido, desde la fundación de la Compañía de Jesús una de las órdenes religiosas más importantes y controvertidas de la cristiandad; efectivamente, un grupo muy influyente a nivel mundial.

Orden Caballeros del Papa en América
Los Jesuitas conquistaron Sud América para la Iglesia de Roma 
(dijo Lord Maculay)

Bandera de las Américas, adoptada como símbolo de las Américas
por la séptima conferencia internacional Americana de
Montevideo el 13 de diciembre de 1933

Bula de la Santa Cruzada en América
Se dedicaba a los gastos de la guerra contra los infieles

.

Himno de la Compañía de Jesús

Click

Fundador
sois Ignacio y general
de la Compañía real
que Jesús
con su nombre distinguió.
La legión de Loiola
con fiel Corazón,
sin temor enarbola
la cruz por pendón.
Lance, lance la lid
fiero Luzbel
a sus monstruos en tropel,
de Luzbel las legiones
ya se ven marchar
y sus negros pendones
el sol enlutar.
Compañía de Jesús
corre la lid
¡a la lid!
Del infierno la gente
no apaguen tu ardor,
que ilumina tu frente,
de Ignacio el valor.
Ya, voces escúchanse
de trompas bélicas.
El santo ejército,
sin tregua bátese
y alza sus lábaros
en la batalla campal.
Fiel presagio
del lauro bélico
y de la paz,
del lauro y de la paz. ¡De la paz!


Marcha de San Ignacio de Loyola. Por José María Nemesio Otaño y Eguino (Azcoitia, 1880 - San Sebastián, 1956). Jesuitas Loyola, España. V Centenario Ignaciano. Disco Oficial. (MP3: 1.658 kb)

FUENTE: http://www.jesuitasdeloyola.org/presentacion/multimedia-ES/musica-ES.html  .  Idioma: Vasco. Interpretan: La Orquesta Sinfónica de Euskadi, dirigida por Enrique Ugarte, el Orfeón Donostiarra al mando de José Antonio Sáinz, la Escolanía y la Coral de San Ignacio de San Sebastián que presiden Guadalupe Díaz y Jesús María Unanue, la Coral Eskifaia de Fuenterrabía bajo la dirección de Javier Busto Vega, los Coros de Azpeitia y Azcoitia con sus respectivos directores José Luis Franzesena y Miguel María Azpiazu, y el organista y concertista José Manuel Azkue.

.

jueves, 11 de agosto de 2011

Reconocimiento a Caballeros y Damas extraordinariamente destacados en el servicio del desarrollo social, la Iglesia, a la fe católica o al Papa

.
..
Reconocimiento a Caballeros y Damas extraordinariamente destacados en el servicio del desarrollo social, la Iglesia,  la fe católica o al Papa y a la Soberana Orden Militar de Caballería de San Ignacio de Loyola, concedidos por el Superior General en su calidad de soberano temporal.

Las propuestas se hacen generalmente, a sugerencia de miembros del Consejo Magistral, Priores, Canciller, Senescal, Gobernadores, los párrocos , por los locales ordinarios que remite la recomendación de la Pontificia Secretaría de Estado a través del país Nunciatura Apostólica .

Los reconocimientos son personales (vitalicios) o hereditarios en línea recta y masculina, por regir la Ley Sálica. Sin embargo, La Orden de Loyola, a diferencia de las monarquías, se reserva siempre el derecho de examinar la conveniencia, dignidad y méritos de los posibles herederos no bastando únicamente los derechos genealógicos.


lunes, 8 de agosto de 2011

Órden de Caballería al amparo del Derecho Nobiliario Internacional, basado en el Derecho Dinástico, asiste a los hidalgos en el exilio. Sus derechos sobre el “jure sanguinis” fueron reconocidos internacionalmente por las Naciones en el Congreso de Viena de 1814 y/o posteriores; por éste los Señores mantienen pleno derecho sobre la caballería histórica con la validez social que ello conlleva, a pesar de todos los cambios políticos del territorio de sus ancestros.



ORDEN CABALLEROS DE
 "SAN IGNACIO DE LOYOLA" 



Inscipta en la Secretaría General Técnica, Subdirección General de Asociaciones, Documentación y Publicaciones, del Registro General de Asociaciones, del Ministerio R.N.A Grupo: 1º/ Sección:1ª/Número Nacional: 604663. La AgenciaTributaria, del Ministerio de Economía y Hacienda,le asignó el número de identificación fiscal: G10446193. Sede espiritual Parroquia San Ignacio de Loyola Coria Reino de España Clave 7356-2013 Nro 17995



Orden de Calatrava.1569 Primer Caballero de la Familia Lazcano,en pisar suelo Americano, Señor de Don Martín García de Loyola.


Don Carlos Gustavo Lavado Ruíz y Roqué Lascano Ph.D., desciende de, Don  Lope García de Lazcano y Doña Sancha Yañez de Loyola, e integra las casas de Loyola, de Borja, la Casa Solar y Palacio de Lascano, del Marquesado del Valle de Oaxaca, del Marquesado de Cárdenas de Monte hermoso, del  Marquesado  de Santiago de Oropesa, del Marquesado de Valmediano, del Marquesado de Estepa. y del  Condado  de Cantabria Don Diego Gonzalez de Lazcano.



Matrimonio de Martín de Loyola con la Ñusta Beatriz, de autor anónimo de la Escuela Cuzqueña (S. XVIII) La pareja de la izquierda representa la unión de don Martín de Loyola, familiar del fundador de la Compañía de Jesús, con la ñusta Beatriz, princesa de la nobleza inca. La pareja de la izquierda son don Juan de Borja, familiar de San Francisco de Borja, y la ñusta Lorenza (hija de la unión de Martín de Loyola y Beatriz). En la esquina superior derecha vemos el matrimonio de Juan de Borja y Lorenza de Loyola y al opuesto izquierdo a miembros de la nobleza inca. Al centro podemos ver a San Ignacio y San Francisco de Borja "emparentados" bajo el monograma de la Compañía.

Si esos hombres estaban hechos
del mismo barro que yo,
bien yo puedo hacer lo que ellos hicieron"

Historia de las Ordenes Militares

.
Informe al Presidente del Real Consejo
S.M. el Rey Don Juan Carlos
Gran Maestre de las Órdenes de
Santiago, Calatrava, Alcántara y Montesa
Ver
.

Yo, capitán general de las Reales Fuerzas Armadas y su comandante supremo; soberano Gran Maestre de la Real y Distinguida Orden de Carlos III; de Isabel La Católica; de las Damas Nobles de María-Luisa; de Alfonso X El sabio; de Montesa, Alcántara, Calatrava y Santiago, así como otras órdenes menores  o condecoraciones españolas…



.
MAGIS IGNACIANO

Los Jesuitas ingresaron a los espacios americanos cuando las otras Ordenes Religiosas llevaban varias décadas de acción evangelizadora en el Nuevo Mundo. Todavía más, el primer campo misional de la Compañía de Jesús no fueron las Indias Occidentales, sino las Orientales a donde partió Francisco de Javier en 1540, el mismo año de la fundación de la Compañía de Jesús.

En consecuencia, la cronología de ingreso de la Orden de Loyola en la América hispana es tardía y doblado el siglo XVI: En 1566 llegan a la Florida, en 1567 al Perú, en 1572 a Méjico, en 1586 a Ecuador, en 1593 a Chile y posteriormente a la región del Plata, al Paraguay y al Nuevo Reino.

Por ello, los jesuitas entendieron que su utopía de los Ejercicios Espirituales se proyectaba no en la corteza del continente sino en los grandes espacios irredentos, es decir, en el corazón y en las entrañas de América, mientras que las severas exigencias de la Ratio debían desarrollarse en el escenario de las jóvenes ciudades y urbes que configuraban el nuevo continente.

En 1604 se fundaba la Provincia jesuítica del Nuevo Reino y Quito de la Compañía de Jesús. Por un lado surgía como una manifestación de la universalidad de la Orden; y por otra parte nacía al amparo de la Provincia del Perú donde los jesuitas habían ensayado ya su primera experiencia colombina.

.
.LOS DEFENSORES DE LOS TEMPORALES DE LA FE

La Soberana Orden de los Caballeros del Papa en las Américas es una organización religiosa privada de las personas que ocupan los honores de la Santa Sede en la fe y la obediencia completa con de Roma y el Santo Padre.  La autoridad suprema en todos los honores del Papa es la Santa Sede.

"Es nuestra esperanza que esta excelente organización ayudará a unificar los caballeros papales dentro de los continentes de América del Norte y del Sur y promover la hermandad mundial de los caballeros al servicio de Dios, la Iglesia y la humanidad. Cobramos todos sus miembros a hacer todo lo posible para cumplir con esta obligación de servicio ".
+ Card. A. Sodano


Orden Caballeros de Su Santidad el Papa 
San Ignacio de Loyola
Caballeros Americanos Siglo XXI

La Santa Sede , un reconocido sujeto de derecho internacional y soberano entidad, ha otorgado la distinción de caballero desde la época medieval. Esos honores originalmente conferido nobleza, personal o hereditaria
según el rango, pero hoy en día las órdenes del Papa de la caballería son los principales medios por los cuales el Papa distingue a los que tienen todo servido a la Iglesia Católica Romana . Las cruces de las órdenes del Papa son marcas visibles del reconocimiento y corresponden a las sentencias dictadas por la mayoría de los estados a sus ciudadanos y otros para los servicios públicos y privados. Las propuestas de nombramientos a las órdenes del Papa se hacen generalmente, a sugerencia de los párrocos , por los locales ordinarios que remite la recomendación de la Pontificia Secretaría de Estado a través del país Nunciatura Apostólica .
Hasta el Papa Pablo VI, los Sumos Pontífices otorgaban también títulos de nobleza a hombres o mujeres extraordinariamente destacados en el servicio a la Iglesia, a la fe católica o al papa y eran concedidos por el Papa en su calidad de soberano temporal. Los títulos pontificios podían ser personales (vitalicios) o hereditarios en línea recta y masculina, por regir la Ley Sálica. Sin embargo, la Santa Sede, a diferencia de otras monarquías, se reservaba siempre el derecho de examinar la conveniencia, dignidad y méritos de los posibles herederos no bastando únicamente los derechos genealógicos.

No obstante, los últimos sumos pontífices, Juan Pablo II y Benedicto XVI retomaron discretamente la concesión de este tipo de dignidades.