domingo, 28 de septiembre de 2014

MENSAJE DE RECONOCIMIENTO DEL PREPÓSITO GENERAL OCSSPSIL, Hno CARLOS GUSTAVO LAVADO ROQUÉ, AL REVERENDO PADRE ADOLFO NICOLÁS PACHÓN, SUPERIOR GENERAL DE LA COMPAÑÍA DE JESÚS. EN EL 3er ANIVERSARIO DE SU ORACIÓN POR LA ORDEN.



Hno prepósito general

Al Reverendo padre
Adolfo Nicolás PACHÓN, s.j.
Superor General de la Compañía de Jesús


Con motivo de que, el 7 de octubre próximo, se celebra el 3º aniversario, de vuestra oración, por la intersección de San Ignacio, para que la Órden sea bendecida por Dios, dándole el anhelo y el empeño constantes  de actuar en todo con criterios evangélicos y de discernir permanentemente cuál es la voluntad  de Dios para ponerla en Práctica.” dirigida  al suscrito y a la Orden de los Caballeros de Su Santidad el Papa “San Ignacio de Loyola”, fundada el 23 de Octubre del año 2008, por parte del titular de la Curia Generalicia della Compagnia di Gesú en Roma.

Doy las gracias al Superior General, el padre Adolfo Nicolás SJ, por haberse hecho intérprete de nuestros sentimientos y de nuestro compromiso de responder a las expectativas que la Iglecia pueda tener en nosotros.

Deseo dirigirle a usted y a todos los Hermanos de la Compañía de Jesús mi más cordial saludo, juntamente con la seguridad de mi afecto y de mi constante cercanía espiritual.


Mi sentimiento de gratitud se extiende a sus más directos colaboradores, y a todos los jesuitas esparcidos por todas las partes del planeta. Que a todos y a cada uno llegue mi saludo, que sigue con afecto y estima el múltiple y apreciado trabajo apostólico de los jesuitas.

Los Caballeros y Damas de la Orden, estamos cumpliendo nuestra misión sintetizada en la feliz expresión que San Ignacio propuso en sus Ejercicios Espirituales, n 233, como “en todo amor y servir, y ello, con el propósito de buscar siempre “la Mayor Gloria de Dios”, y afrontamos los desafíos del mundo moderno con la fidelidad a Cristo y a la Iglesia que caracterizó la acción profética de san Ignacio de Loyola y de sus primeros compañeros.

Nuestro principal esfuerzo, está dirigido al desarrollo y movilidad social, a las ciencias políticas, las relaciones internacionales.

"Militar para Dios bajo la bandera de la cruz y servir sólo al Señor y a la Iglesia, su Esposa, bajo el Romano Pontífice, Vicario de Cristo en la tierra" (carta apostólica Exposcit debitum, 21 de julio de 1550).

Se trata de una "peculiar" fidelidad, confirmada también, por un voto de obediencia inmediata al Sucesor de Pedro "perinde ac cadaver".

Esta fidelidad, constituye el signo distintivo de la Orden, la Iglesia tiene aún mayor necesidad hoy, en una época en que se advierte la urgencia de transmitir, de manera integral, a nuestros contemporáneos, distraídos por tantas voces discordantes, el único e inalterado mensaje de salvación que es el Evangelio, "no como palabra de hombres, sino cual es en verdad, como palabra de Dios",

Reverendo y querido padre, estoy persuadido de que la Compañía advierte la importancia histórica de vuestra bendición, tal como san Ignacio lo trazó en la Formula Instituti:  la fidelidad amorosa a vuestro carisma será fuente segura de renovada fecundidad" 

No hay comentarios:

Publicar un comentario