sábado, 20 de septiembre de 2014

Día Nacional del Caballo. Homenaje de un soldado argentino.




Prepósito general 
orden de los caballaros de 
su santidad el papa 
"san ignacio de loyola"

homenaje

En 1999 el Congreso de la Nación Argentina aprobó una ley declarando Día Nacional del Caballo cada 20 de setiembre, en conmemoración a la histórica jornada del año 1828 en que Tschiffely, arribó a la ciudad de Nueva York, dando fin a su increíble travesía.

Plegaria del caballo de armas

“No.  No hundas las rodajas de tus espuelas, en mis ijares sudorosos.  ¿No sientes, acaso, mis tirones pidiéndote más rienda?  Quiero llegar al enemigo antes que la punta del acero de tu brava lanza.

Afírmate altanero en la silla, prepara el brazo y deja las riendas que yo no he de volver.

Mis ollares olfatean la muerte; pero soy criollo y voy al choque desafiante con el heroico escuadrón, tengo alas en los cascos, que nunca el enemigo vio de atrás y escucha, valiente soldado expedicionario mi relincho cual grito bronco y guerrero de mi raza.

Nada detiene mi ímpetu.  Los caídos por la lanza traicionera que apenas hiere pero desangra, sí empañan sus pupilas con lágrimas ¡Interprétalas soldado! Como desesperación, tristeza, pena, al no haber llegado al encontronazo brutal, al crujir de huesos y dientes, a la lanza rota y al nervudo brazo rojo en sangre y al jinete que cae sobre el jinete y al grito y al insulto y al toque de carga repetido, como al mejor homenaje a ti, mi amo, a mis hermanos moribundos, que también mueren por la Patria”.

Yo llevé un moro de número,
sobresaliente el matucho!
Con él gané en Ayacucho
más plata que agua bendita.
Siempre el gaucho necesita
un pingo pa fiarle un pucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario