jueves, 15 de mayo de 2014

Su Santidad Francisco Papa, llamó a la madre de María Cash y le dijo que reza por su familia. Por S.E. el Muy Augusto Caballero Gran Cruz Don Martin Etchegoyen Lynch OCSSPSIL. Ex Embajador de la Orden el EEUU, Doctor en Ciencias Penales. CEO Crime Down Consulting.



"San Ignacio de Loyola"

Priorato General de Argentina

La Orden Militar de Caballería Ligera del Papa, es jesuita laica, bajo la Bendición del General de la Compañía de Jesús, Padre Adolfo Nicolás, colaboradores en la obra de Dios y de los Jesuitas en la misión de Cristo, en obras inspiradas en el desarrollo, la justicia social, los derechos humanos de los pueblos , el cuidado del medio ambiente y en la espiritualidad ignaciana, sean o no sus dignatarios de la Compañía de Jesús) click..


Quiénes somos 
Los Caballeros de la Orden, soldados de Dios, somos jesuitas laicos, somos hombres y mujeres de frontera, dispuestos a estar en aquellos lugares donde hay situaciones de injusticia, donde otros no pueden o no quieren estar, donde se puede tener un efecto multiplicador en bien de la misión. Hombres preparados para responder a las necesidades de nuestro mundo, solidarizándonos con las víctimas de esta historia y así acompañar a Jesús rumbo a la cruz. Somos Compañeros de Jesús, amigos para la misión, y estamos al servicio de la Mayor Gloria de Dios.

Orden Caballeros del Papa en América
Los Jesuitas conquistaron Sud América para la Iglesia de Roma 
(dijo Lord Maculay)

Bula de la Santa Cruzada en América
Se dedicaba a los gastos de la guerra contra los infieles



"Difunda mi llamado, eso va a ayudar mucho "( palabras de su Santidad ) ...María Gallegos Taboada, la madre de María, nos lo cuenta de esta manera.

En la tarde del día sábado a las 14:45 recibí uno de los llamados más esperados desde la desaparición de mi hija María. Con la humildad que lo caracteriza, la voz de Su Santidad el Papa Francisco me llenó del Amor, la Fe y la Esperanza que hace casi tres años desaparecieron de mi vida

Esta orfandad en la que transito mis días pareció esfumarse al menos por un momento, el Santo Padre me estaba llamando. Me dio su total apoyo, me demostró su preocupación con cariñosas palabras y dijo que rezaba por el Alma de mi marido, mi familia y por mí. Nada más puedo pedirle al Papa que haberme devuelto la fortaleza para seguir adelante con la búsqueda de mi hija.

Soy una madre, esposa y ciudadana golpeada por los flagelos que castigan a la Argentina. Una madre sin hija, producto de la inseguridad. Una esposa sin marido, producto de la inseguridad vial. Una ciudadana sin justicia, víctima de la ineficiencia e ineptitud de un Poder Judicial que pretende justificarse en la falta de recursos, que luego veo malgastar.

Del mismo modo que el llamado y la oración de su Santidad me enriquecieron el alma, deseo que esta carta no se transforme en uno más de los tantos pedidos desesperados de justicia que escuchamos diariamente, sino en una acción concreta por parte del Juez Miguel Antonio Medina, titular del Juzgado Federal Nº 2 de Salta y del Gobierno Nacional y Provincial de Salta. Todos ellos responsables primarios por una búsqueda que hasta ahora no ha tenido ningún resultado.

No quiero despedirme sin agradecer nuevamente a Su Santidad el Papa Francisco por el llamado, a muchísima gente buena que me ha acompañado de las más diversas formas y especialmente a Dios por darme las fuerzas para seguir adelante en la búsqueda de mi hija María.

NOTA: Dada la indefensiòn de los desaparecidos en democracia y la precariedad de las instituciones gubernamentales que (no) se dedican a su bùsqueda, es que se han presentado, a la fecha, ante los Ministerios de Justicia y de Seguridad de la Naciòn, dos proyectos de nuestra autorìa: uno es la creaciòn de la Agencia Federal de Busqueda de Personas; y el segundo, mientras el primero recorre los caminos burocràticos de rigor, la ràpida implementaciòn de la Unidad de Bùsqueda de Personas Desaparecidas dentro de la PSA (Policìa de Seguridad Aeroportuaria) sin que hasta la fecha hayan sido tratados por el P.E.N.



No hay comentarios:

Publicar un comentario