lunes, 17 de febrero de 2014

ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA: Jesuitas en las fronteras.




Quiénes somos 

Los Caballeros de la Orden, soldados de Dios, somos jesuitas laicos, somos hombres y mujeres de frontera, dispuestos a estar en aquellos lugares donde hay situaciones de injusticia, donde otros no pueden o no quieren estar, donde se puede tener un efecto multiplicador en bien de la misión. Hombres preparados para responder a las necesidades de nuestro mundo, solidarizándonos con las víctimas de esta historia y así acompañar a Jesús rumbo a la cruz. Somos Compañeros de Jesús, amigos para la misión, y estamos al servicio de la Mayor Gloria de Dios.


Orden Caballeros del Papa en América
Los Jesuitas conquistaron Sud América para la Iglesia de Roma 
(dijo Lord Maculay)

Desde los tiempos de San Ignacio, la Compañía de Jesús ha prestado actividades y servicios en las fronteras: no sólo hace cuatro siglos, cuando los primeros jesuitas dejaron las comunidades de Europa para abrir las misiones en China, sino también hoy en las fronteras entre Estados Unidos y México donde los jesuitas se ocupan de residentes que carecen de documentos. La vocación de los jesuitas a la enseñanza, oración y al servicio ha sido subrayada el verano pasado por el Papa cuando dijo; "Vuestro puesto está en las fronteras: ahí está el puesto de los jesuitas". Las fronteras son de distinto tipos: geográficos, interreligiosos, educacionales y también - solo para citar algunos ejemplos - en la justicia social. Un ejemplo de jesuita en las fronteras es el del P. John Hatcher que durante más de 40 años se ha dedicado al servicio de la población indo-americana en el sur de Dakota. En 1972, el P. John llegó a la reserva india de Rosebud con la intención de permanecer allí seis semanas; después de 40 años aún permanece allí. Rosebud y su gente han abierto un lugar secreto en su corazón y John no se alejará de Rosebud por nada de este mundo. A los 70 años, el P. Hatcher no da señales de deterioro en su salud. Viaja con frecuencia para recoger fondos; tiene una confianza total en su consejo de administración y en su cuerpo directivo compuesto exclusivamente de indoamericanos. "Por naturaleza soy un maestro y nunca me siento mejor que cuando veo a mis discípulos aventajar a su maestro como ha ocurrido aquí....Si mostramos confianza en la capacidad directiva de los indios laicos, podemos obtener grandes resultados". Después de 125 años desde la llegada de los primeros jesuitas a la reserva indiana de Rosebud, el P. Hatcher dice que el espíritu de la frontera goza de espléndida salud. "Se trata de una frontera porque tradicionalmente los pueblos indios de América permanecen en el olvido. Aquí tenemos una población que, en gran parte, carece de instrucción y que sufre por la dependencia del alcohol, drogas y la consecuente depresión. A pesar de eso, tienen mucho que ofrecer si nos ocupamos de ellos y les ayudamos a creer en su capacidad de éxito". Más información: www.jesuits.org/become.


No hay comentarios:

Publicar un comentario