miércoles, 28 de mayo de 2014

Los obispos de la provincia de Buenos Aires (República Argentina), transmitieron al gobernador Daniel Scioli sus principales inquietudes y preocupaciones en materia de educación, inclusión social y seguridad.






Quiénes somos 


Los Caballeros de la Orden, soldados de Dios, somos jesuitas laicos, somos hombres y mujeres de frontera, dispuestos a estar en aquellos lugares donde hay situaciones de injusticia, donde otros no pueden o no quieren estar, donde se puede tener un efecto multiplicador en bien de la misión. Hombres preparados para responder a las necesidades de nuestro mundo, solidarizándonos con las víctimas de esta historia y así acompañar a Jesús rumbo a la cruz. Somos Compañeros de Jesús, amigos para la misión, y estamos al servicio de la Mayor Gloria de Dios.


Orden Caballeros del Papa en América
Los Jesuitas conquistaron Sud América para la Iglesia de Roma 
(dijo Lord Maculay)



Bandera de las Américas, adoptada como símbolo de las Américas
por la séptima conferencia internacional Americana de
Montevideo el 13 de diciembre de 1933

Bula de la Santa Cruzada en América
Se dedicaba a los gastos de la guerra contra los infieles


(AICA( Los obispos de la provincia de Buenos Aires transmitieron al gobernador Daniel Scioli sus principales inquietudes y preocupaciones en materia de educación, inclusión social y seguridad, en el marco de la tradicional reunión que el primer mandatario bonaerense ofrece cada año a los prelados en su residencia.

Cerca de las 12.30, los obispos llegaron al palacio ubicado en calle 5, de la capital provincial, donde Scioli los recibió junto con el secretario de la gobernación, Martín Ferré; el director provincial de Cultos, Enrique Moltoni, y varios funcionarios del gabinete de ministros. Antes de comer, el arzobispo de La Plata, monseñor Héctor Aguer, realizó una invocación religiosa para bendecir los alimentos y cedió la palabra al gobernador, que agradeció la presencia de los prelados.

Según confirmaron diversas fuentes a esta agencia, el encuentro se desarrolló en un clima ameno. El encuentro se extendió hasta las 14.45, y durante la comida, los obispos hicieron preguntas al gobernador y a los ministros presentes, quienes se explayaron sobre las inquietudes particulares.

Uno de los principales temas abordados fue la falta de pago de subsidios a colegios confesionales y el congelamiento del arancel de las becas UDI (Unidad de Desarrollo Infantil), un tema de especial preocupación para el obispo de San Isidro, monseñor Oscar Ojea, y el obispo de Quilmes, monseñor Carlos Tissera. Ambos prelados acordaron reunirse con funcionarios de la cartera de Desarrollo Social.

Los prelados bonaerenses también mostraron su preocupación por la inclusión social de los sectores más vulnerables. Apuntaron entre sus prioridades el tratamiento de las adicciones, el combate de la drogadicción y la adicción al juego –ludopatía-. Destacaron la necesidad de trabajar en la reinserción del drogadicto y el trabajo con personas recuperadas.

Otro de los temas conversados fue la pobreza. Varios obispos manifestaron su preocupación por la pérdida de puestos de empleo, el trabajo precarizado y la actividad informal.

En torno a la seguridad, el ministro Alejandro Granados presentó los avances que se vienen haciendo desde que el gobernador bonaerense decreto la emergencia en la materia y adelantó información sobre los programas y equipamientos que se incorporarán. Los obispos, por su parte, alertaron por la falta de efectivos en algunas zonas del conurbano.

También fue parte del diálogo la búsqueda de soluciones habitaciones, tanto en viviendas para familias como para los internos de las cárceles provinciales.

Durante el encuentro, se agasajó al obispo de San Nicolás de los Arroyos, monseñor Héctor Cardelli, por la reciente inauguración del santuario de la Virgen del Rosario de San Nicolás, a quien el Papa además envió una carta. Finalmente, se brindó por el papa Francisco. Los presentes manifestaron su deseo de que logre sus objetivos en torno a la paz entre israelíes y palestinos.

Al finalizar el encuentro, el obispo de Avellaneda-Lanús, monseñor Rubén Fressiam aseguró que este tipo de reuniones sirven para “escucharnos mutuamente, analizar las dificultades que se nos presentan y para poder seguir avanzando, siempre con la respetuosa autonomía de los ámbitos". Además, destacó la actitud de “apertura” del gobernador, “con quien podemos hablar siempre y mantener una comunicación permanente, desde hace tiempo”.


Estuvieron presentes los arzobispos de La Plata, monseñor Héctor Aguer, y de Mercedes-Luján, monseñor Agustín Radrizzani SDB, y los obispos de Gregorio de Laferrere, monseñor Gabriel Barba; de Mar del Plata, monseñor Antonio Marino; de Merlo-Moreno, monseñor Fernando Maletti; de Nueve de Julio, monseñor Martín de Elizalde OSB; de Quilmes, monseñor Carlos Tissera; de San Isidro, monseñor Oscar Ojea; de San Nicolás de los Arroyos, monseñor Héctor Cardelli; de Zárate-Campana, monseñor Oscar Sarlinga, y los obispos auxiliares de La Plata, monseñor Nicolás Baisi y monseñor Alberto Bochatey OSA.+


No hay comentarios:

Publicar un comentario