miércoles, 30 de abril de 2014

SERVICIO MILITAR OBLIGATORIO. Por S.E. el Señor Cab Tcnl. Don José Javier de la Cuesta Avila OCSSPSIL.(LMGSM 1 y CMN 73).


Priorato General de la República Argentina




Quiénes somos 


Los Caballeros de la Orden, soldados de Dios, somos jesuitas laicos, somos hombres y mujeres de frontera, dispuestos a estar en aquellos lugares donde hay situaciones de injusticia, donde otros no pueden o no quieren estar, donde se puede tener un efecto multiplicador en bien de la misión. Hombres preparados para responder a las necesidades de nuestro mundo, solidarizándonos con las víctimas de esta historia y así acompañar a Jesús rumbo a la cruz. Somos Compañeros de Jesús, amigos para la misión, y estamos al servicio de la Mayor Gloria de Dios.


Orden Caballeros del Papa en América
Los Jesuitas conquistaron Sud América para la Iglesia de Roma 
(dijo Lord Maculay)

Soldado Conscripto clase 1925 Conrado Polo, RIM 29,
 padre político del Excmo Gran Maestre


Por S.E. Cab Don Jose Javier de la Cuesta Ávila OCSSPSIL

El anuncio de un senador bonaerense de su propuesta de activación del "Servicio Militar Obligatorio" (SMO) motivo la opinión sobre el mismo en los diversos medios de difusión. El objetivo de la propuesta esta vinculado al tema social y no al de defensa o seguridad, ya que busca encontrar una solución a los jóvenes "ni-ni" (no trabajan y no estudian) a los que se supone origen o, a lo menos, motivo, por su inacción o responsabilidad, de algunos de los problemas actuales de violencia y, hasta, criminalidad.

El SMO responde a un mandato constitucional y es legislado, como una metodología, de preparación de los ciudadanos para integrar las fuerzas armadas en caso de guerra, ya que, al finalizar el mismo, pasan a integrar las "reservas instruidas" que se convocaran como "complementos" a los "núcleos" militares. Este sistema fue evolucionando, conforme se producían cambios en los ejércitos, motivados por la evolución de la guerra, armamentos, tácticas, alcances, etc. Pero, quizás, lo poco comentado, es y ha sido, los efectos de la actividad en nuestro país como resultante de su aplicación en los tiempos de paz. Lo primero que en general se recoge en las opiniones, es la instalación de la palabra "colimba" (Corre, limpia y barre), una real humorada que se observa con alguna simpatía, pero, en paralelo, la critica al trato que recibio el "conscripto", que ya no es lo anterior, sino que es una deformación maligna del tema. La "vida militar" no es fácil, simple o cómoda y el "entrenamiento" puede llegar a ser cruel, vejatorio y hasta indignante. Ello se produce por la necesidad de lograr un nivel físico, pero también una calidad intelectual y espiritual, que permita "vencer" el sacrificio que contiene el combate. Este entrenamiento es común en todos los países y, los que lo duden, pueden verlo en las pelicular sobre el tema norteamericanas. En ellas, un "sargento maldito" se posesiona de sus "soldados" y les impone tareas, actividades y desafíos en los que, en la película, hay quien no lo resiste, por lo que sufre, se desgasta y padece hasta lo indecible o impensable. Siempre, como no podía dejar de ser, el final es un reencuentro cálido que llega con afecto de camaradas.

El SMO existe en algunos países en la actualidad, otros los han reemplazado por "voluntarios" y, hasta algunos, lo tienen como un "trabajo", al que pueden acceder, no tan solo nacionales, sino también extranjeros. Ello se debe, no tan solo a criterios o tendencias ciudadanas, sino a la complejidad o capacidad de los armamentos, cada vez mas poderosos y sofisticados. Esta cuestión, en los últimos tiempos, ha adquirido características especificas provenientes de la evolución y hasta el impacto de la Cibernetica o los diferentes nuevos instrumentos de presión, que ya no son solo las armas. Pero, pese a los cambios, los cuarteles siguen siendo el alojamiento de los militares y nunca serán reformatorios o internados de señoritas. Se puede confundir si el "empleo" de los militares en "tiempo de paz", ya que sus unidades poseen capacidades que pueden atender con éxito desastres, suplir ante desbordes incontrolables o concurrir organizadamente para restablecer situaciones , pero siempre respondiendo a la conducción superior del gobierno, pero nunca instituciones de cambio de conductas sociales cuya modificación esta en la sociedad misma y, en especial, la educación..

El SMO en Argentina en tiempo de paz fue un accionar que contribuía a la sociedad en aspectos algunas veces olvidados. Uno de ellos fue el "registro" de la ciudadanía otorgando la documentación hasta que fuera reemplazado por el Registro Nacional de la Persona, Otro la "Revisacion medica de la clase" en el cual cada persona, no tan solo era evaluada, sino que se detectadas insuficiencias o enfermedades que eran derivados a la atención correspondiente. No se puede dejar de citar las "escuelas primarias" de los cuarteles, donde se aprendía no tan solo a "leer y escribir" y se cubría el "analfabetismo", sin dejar de recordar los "oficios" de mecánicos, carpinteros, cocineros, etc. que se preparaban. El tema de los estudiantes era considerado en especial con los entrenamientos específicos que no les restaba tiempo en sus cursos. Demas esta señalar las diversas condiciones de "excepción" que contemplaba las situaciones familiares o religiosas, para que el servicio no vulnere necesidades o principios. No se puede descartar que puede haber habido situaciones personales que no fueran contempladas o imposiciones de actividades que no correspondían, pero, es de señalar, que siempre existían medios reglamentarios para atender o corregirlo.

La propuesta del senador bonaerense activo el tema, pero es de recordar que tiempo atrás, un gobernador de provincia sito la posibilidad de una especie de variable, pero ambas tienen un sentido de "contención social" lo que las desvirtúa del objetivo que tienen que tener las organizaciones militares que se deben contar para la defensa en las que se esta depositando la soberanía de la Patria.


No hay comentarios:

Publicar un comentario