viernes, 4 de octubre de 2013

¿Qué debo hacer para reducir mis emisiones de CO2-equivalentes?. Guillaume Emin. Cuidado del medio ambiente Orden Caballeros de Su Santidad el Papa "San Ignacio de Loyola".





La Orden Militar de Caballería Ligera del Papa, es jesuita laica, bajo la Bendición del General de la Compañía de Jesús, Padre Adolfo Nicolás, colaboradores en la obra de Dios y de los Jesuitas en la misión de Cristo, en obras inspiradas en el desarrollo, la justicia social, los derechos humanos de los pueblos , el cuidado del medio ambiente y en la espiritualidad ignaciana, sean o no sus dignatarios de la Compañía de Jesús) click..

Quiénes somos 
Los Caballeros de la Orden, soldados de Dios, somos jesuitas laicos, somos hombres y mujeres de frontera, dispuestos a estar en aquellos lugares donde hay situaciones de injusticia, donde otros no pueden o no quieren estar, donde se puede tener un efecto multiplicador en bien de la misión. Hombres preparados para responder a las necesidades de nuestro mundo, solidarizándonos con las víctimas de esta historia y así acompañar a Jesús rumbo a la cruz. Somos Compañeros de Jesús, amigos para la misión, y estamos al servicio de la Mayor Gloria de Dios.


Orden Caballeros del Papa en América
Los Jesuitas conquistaron Sud América para la Iglesia de Roma 
(dijo Lord Maculay)


Los deberes morales por lo general no están muy de moda hoy en día. Es muy fácil hablar de que hay que ver las películas, hay que hacer viajes o que hay que tener aplicaciones de teléfonos inteligentes, pero se ha vuelto muy difícil hablar de lo que cada persona debe hacer o evitar por razones morales.

Al comentar algunas maneras eficaces de reducir nuestras emisiones de carbono, me gustaría hacer hincapié en que preocuparse por cuestiones morales no es negativo en sí mismo, como si sólo pudiera ser un tema de preocupación para la moralizar enanos (o pitufos) sesudos. Tomar decisiones morales es parte de nuestra naturaleza y la búsqueda de lo que es bueno es esencial para encontrar la verdadera felicidad. Por esta razón, la reducción de emisiones de CO2-equivalentes no es sólo una cuestión de gusto o preferencia visto en términos de una forma de vida. Es una cuestión moral fundamental que nos implica profundamente.

¿Por qué preocuparse por las cuestiones morales? 

En efecto, lo que está en juego en nuestros deberes morales es realmente nuestra felicidad y nuestra propia naturaleza en el sentido más profundo de la palabra. De hecho, sería muy deprimente pensar que el hombre no está hecho para la justicia, la bondad y la verdad, y que puede ser indiferente a ella. Jesús realmente nos dijo que la búsqueda de la justicia y de la verdad debe ser nuestra prioridad, si queremos ser felices y encontrar un consuelo real: “Así que no se preocupen diciendo: ‘¿qué comeremos?’ o ‘¿qué beberemos?’ o ‘¿con qué nos vestiremos?.’ Porque los gentiles andan tras todas estas cosas, y el Padre celestial sabe que ustedes las necesitan. Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas.” (Mateo 6:31-33).

Lo que está en juego es nuestra propia naturaleza. Si la justicia es buena realmente en sí, sus raíces tienen que estar más allá de nosotros mismos, en leyes universales. Se ha vuelto difícil reclamar esta universalidad hoy en día, porque a menudo se prefiere pensar en decisiones morales como puntos de vista relativos. Esto hace que sea mucho más fácil para cualquiera de nosotros pensar que podemos ser libres o que está bien todo lo que hacemos, pero realmente al mismo tiempo se deja un vacío de todo aquello que podría hacer atractivo el significado de la libertad y la bondad. Si los puntos de vista subjetivos son más importantes que la verdad, lo que es bueno o no ya no es una cuestión de respeto o falta de respeto de los valores o principios que se consideran universalmente buenos. Sólo son “buenos hasta lo que a mí respecta.”

No sólo nos han robado aquello que lo bueno es atractivo, además somos despojados de algo que pertenecía a nuestra naturaleza interior y la dignidad, es decir, nuestra capacidad de elegir con total libertad para hacer el bien universal o el mal. Lo que queda es sólo la capacidad de tomar decisiones morales secundarias estrictamente personales sobre valores morales siempre discutibles. GK Chesterton lo expresó así: “No libere a un camello de la carga de su joroba; usted puede liberarlo de ser un camello.”

Es importante tener en cuenta estos sesgos culturales del mundo contemporáneo para aprovechar el alcance de nuestros deberes morales con respecto al cambio climático y las cuestiones energéticas. Es fácil poner de relieve la evidente falta de adopción de medidas para resolver los problemas del clima y la energía hoy en día. El hecho, en la publicación de 2007 por la Comisión Europea “El objetivo de 2° C,” es que se estima que hay que emitir 18 mil millones de toneladas o menos de CO2-equivalentes en 2050 para evitar un calentamiento global superior a 2°C. Sin embargo, emitimos cerca de 47 mil millones de toneladas en 2009 y las emisiones siguen aumentando. Las emisiones totales de gases de efecto invernadero (GEI) aumentan en un 1,5% anual de promedio desde 1980. A ese ritmo, las emisiones se duplican matemáticamente cada 45 años.
Sin embargo, la importancia de los deberes morales y opciones de nuestra propia naturaleza humana significa que no estamos tratando aquí de una cuestión meramente política o física. El cambio climático y los riesgos de la energía tienen implicaciones humanas que plantean cuestiones morales y de justicia inevitables. Esta es también la razón por la que cada uno de nosotros tiene la responsabilidad moral de responder a estas cuestiones de forma independiente de lo que otras personas piensan o hacen, incluso a sabiendas que nuestros propios esfuerzos personales no son suficientes para resolver el problema a escala global.

¿Qué podemos hacer personalmente para reducir nuestras emisiones de CO2-equivalentes?

 ¿Qué estilos de vida son sostenibles? ¿Qué deberíamos hacer con los modos de vida que no se pueden generalizar? No hay una respuesta simple, pero lo cierto es que muchos de nosotros, sobre todo en los países desarrollados, somos llamados para hacer un gran esfuerzo para adoptar maneras de vida mucho más sencillas. Los países que hoy pueden ser considerados como desarrollados (con un producto interior bruto o PIB per cápita superior a 25.000 dólares EE.UU.) suponen el 15% de la población mundial, pero representan el 65% del PIB y el 60% de las emisiones históricas de CO2 de los combustibles fósiles desde 1750. En promedio en 2009, una persona en los Estados Unidos consumía alrededor de 8 toneladas de petróleo-equivalentes y alrededor de 4 en Japón o Alemania, 1,5 en Brasil o en México y 0,2 en Bangladesh. Existen similares diferencias para las emisiones de GEI. Las emisiones medias de CO2 procedentes de actividades energéticas (alrededor del 65% de las emisiones mundiales de GEI) alcanzan las 4,6 toneladas de CO2 per cápita a nivel mundial, con 14,5 toneladas en América del Norte y 7 toneladas en Europa en comparación de sólo una tonelada por habitante en África. Si somos nueve mil millones de personas en la tierra, deberíamos emitir sólo dos toneladas de CO2 equivalente por habitante en promedio (todas las emisiones incluidas). En Francia, las emisiones totales de GEI relacionadas con el modo de vida en el país llegaron a alrededor de 10,5 toneladas de CO2-eq en 2010.   Curiosamente, estas emisiones están más o menos divididas equitativamente entre cinco grandes segmentos:

• Bienes de consumo no alimentario 
• Alimentos 
• Vivienda (en particular, la energía que se consume en las casas) 
• Transporte 
• Los servicios (en particular, los servicios públicos) 

Este contexto pone de manifiesto que la reducción de nuestra huella de carbono pasa por asumir cambios en la mayor parte de las facetas diarias de nuestra vida, y requieren un compromiso personal de cada uno de nosotros más allá de meras decisiones políticas. Algunos hábitos sin embargo, tienen un impacto mayor que otros y algunos de ellos también son más fáciles de cambiar. Para terminar, he aquí una lista de posibles ideas a adoptar, aunque hay que tener en cuenta que no hay ninguna solución mágica única para resolver los problemas existentes de clima y energía:

• Aislar mejor los hogares y producir menos calor para acondicionar la temperatura en el interior de los mismos (incluso si esto significa ponerse un jersey), ya que los edificios representan más del 40% del consumo final de energía en un país como Francia, suponiendo la calefacción el 70% de esta cantidad

• Consumir menos bienes, y en particular, aquellos que tienen una huella de carbono significativo, como las computadoras. La producción de una simple computadora portátil de bajo costo requiere la emisión de 200 kg de CO2-eq y una computadora de escritorio sofisticada emite 800 kg de CO2-eq (40% de una cuota anual de dos toneladas)

• Comer menos carne y, en particular, menos carne de ternera o cordero, ya que estos animales emiten cantidades significativas de metano. Comer menos productos lácteos puede ser útil por la misma razón. Las emisiones de CO2-eq por kg de alimento alcanza unos 60 kg para la carne de ternera, 25 kg para la de cordero y de 10 kg para la mantequilla, pero las cifras disminuyen hasta alrededor de 3 a 6 kg para aves de corral o carne de cerdo y aún más baja para muchas frutas y verduras: alrededor de 500 g por kg de alimento (como una estimación grosera de manera genérica) cuando se produce a nivel local y de temporada. (Fuentes : Informe ADEME en la agricultura en Francia, base de datos ADEME).

• Utilizar medios de transporte que produzcan las menores emisiones posibles y moverse menos. A este respecto, es particularmente importante evitar tomar el avión, sobre todo cuando la razón es evitable como es el caso del turismo internacional. Un vuelo de regreso desde París a Nueva York en un Airbus 330-200 requiere la emisión de alrededor 3,6 toneladas de CO2-eq por pasajero (es decir, casi el doble de la cuota anual de dos toneladas). También hay opciones para mejorar nuestros hábitos de transporte, incluyendo el uso de vehículos más pequeños, compartir coche, usar el transporte público, trenes, teletrabajo para reducir nuestra necesidad de moverse, bicicletas, o simplemente caminando como en los “buenos” viejos tiempos. 

• Elegir una casa apropiada. Es mejor vivir en un apartamento en lugar de una casa (los apartamentos son más fáciles de calentar, y por lo general están ubicados en zonas más densamente pobladas). También es mejor evitar vivir en zonas peri-urbanas que a menudo son altamente dependientes del coche. Por último, pero no menos importante, cuanto menor sea la superficie edificada donde vivir, más baja es la huella de carbono procedente de la calefacción y la construcción inicial de la casa. • Vivir en una comunidad o casarse (y no divorciarse) puede ser una excelente opción para reducir las emisiones de CO2-eq, ya que evita, por ejemplo, tener dos casas. Un estudio francés realizado en 2011 identificó una correlación significativa entre el tamaño de los hogares y las huellas de carbono per cápita en términos de transporte, alojamiento y alimentación. Curiosamente, parece que hay una correlación mucho más limitada entre huellas de carbono y expresiones de sensibilidad a estos asuntos ambientales.

Estas ideas, así como otras posibilidades que no se mencionan aquí, implican cambios radicales en nuestra forma de vida para muchos de nosotros. Esto es debido a que en el contexto en el que estamos, estamos llamados a emprender una respuesta radical. Por otra parte, los cristianos tienen una responsabilidad específica. “A todo aquel a quien se haya dado mucho, mucho se le demandará; y al que mucho se le haya confiado, más se le pedirá.” (Lucas 12:48)

¿Sería concebible que aquellos que han recibido al mismo Cristo en la fe no den una respuesta radical a una de las grandes necesidades de nuestro tiempo? Y esta necesidad vital es ser menos materialista y dejar más espacio a Dios en nuestra vida, para dar más valor al “ser” que al “tener,” para dirigir lo más posible nuestra vida hacia lo que es justo, bueno, bello y verdadero.

Este artículo también está disponible en Inglés


El autor es analista de Sostenibilidad de Dexia Asset Management en Bruselas, Bélgica. Su función se centra en la integración de políticas ambientales, sociales y de gobernanza (ESG) en el proceso de inversión de la inversión socialmente responsable (ISR) los fondos. Guillaume se graduó de Ciencias Políticas en París, Francia en 2009 con una Maestría en Finanzas. Puede ponerse en contacto con él a través de su correo electrónico: guillaume.emin.mail@gmail.com.


ordendeloyola@gmail.com



No hay comentarios:

Publicar un comentario