jueves, 12 de marzo de 2009

Historia de los únicos señorios plenos en América.




.
El Marquesado de Santiago de Oropesa es el título nobiliario creado para la descendencia real incaica por línea femenina para María de Loyola y Coya-Inca, nieta de Sayri Túpac Inca, inca de Vilcabamba (actual provincia de La Convención, Cusco). Su descendencia emparentó con las principales familias nobles de España.

Origen [editar]

El origen de este linaje se remonta a Huayna Cápac, Sapa Inca del Tahuantinsuyo a inicios del siglo XVI. Este soberano fue padre de Huáscar, Atahualpa y Manco Inca. Entre los hijos de este último se hallaba Sayri Tupac, quien junto con su padre se refugió en Vilcabamba, y al momento de la muerte de su progenitor, se convirtió en nuevo Inca, a pesar de su minoría de edad

Cuando en virtud de las conversaciones con las autoridades españolas Sayri Tupac salió de su refugio selvático (fines de 1557), obtuvo del virrey Marqués de Cañete el repartimiento del Valle de Yucay, así como tierras cerca de Oropesa, al SE de la ciudad del Cuzco, además de otras posesiones.

Radicado en el Cuzco, se casó con su hermana la coya María Cusi Huarcay, con la cual dejó una sola hija: Beatriz Clara Coya, heredera de sus bienes a la muerte del Inca (1560).

Beatriz, a temprana edad fue confiada a las monjas del Convento de Santa Clara, y luego pasó a vivir junto con su madre en la residencia de los Arias Maldonado, ricos vecinos y encomenderos del Cuzco. Escandalizadas las autoridades españolas por el supuesto forzamiento de la niña por parte de sus anfitriones, la pusieron bajo la custodia de Atilano de Anaya, honrado vecino español.

Frustrado el proyecto de casarla con su primo Felipe Quispe Tito, hijo de Titu Cusi Yupanqui, Inca de Vilcabamba, se inició un largo litigio por su mano, ofrecida de una parte por el virrey Francisco de Toledo al capitán Martín García Óñez de Loyola, y de la otra, pedida por Cristóbal de Maldonado, quien de nuevo en el Cuzco exigió que se respetasen sus derechos maritales.

Finalmente hacia 1590, Beatriz se casó con García de Loyola, nombrado Capitán General de Chile, marchó a combatir a los araucanos. Viuda luego de algunos años, Beatriz regresó al Perú junto a su única hija Ana María de Loyola Coya (nacida en 1596). Establecida en Lima falleció al poco tiempo, en 1600.

Huérfana Ana María, marchó hacia España donde estuvo bajo el cuidado de su familia paterna, y ya en edad casadera, contrajo nupcias con Juan Enríquez de Borja y Almansa hacia 1611. Con la participación de su influyente esposo, Ana María obtuvo del rey Felipe III de España el título de Marquesa de Santiago de Oropesa el 1º de marzo de 1614, además de la dignidad de Adelantada del Valle de Yucay.

Junto a los Ducados de Veragua y el de Atlixco, además del Marquesado del Valle de Oaxaca, todos en Nueva España, fueron los únicos señoríos plenos en América.

Marqueses de Santiago de Oropesa [editar]

Juan Enríquez de Borja, era segundo hijo de Elvira Enríquez de Almansa, V Marquesa de Alcañices, y de Álvaro de Borja y Aragón, hijo del Duque de Gandía. Sus descendientes fueron:
  • Juan Enríquez de Borja y Almansa, II Marqués de Santiago de Oropesa, VIII Marqués de Alcañices, con Grandeza de España.
  • Teresa Enríquez de Velasco, III Marquesa de Santiago de Oropesa, IX Marquesa de Alcañices.
  • Pascual Enríquez de Cabrera, IV Marqués de Santiago de Oropesa, X Marqués de Alcañices.
  • María Almudena Enríquez, V Marquesa de Santiago de Oropesa, XI Marquesa de Alcañices.
Actualmente el poseedor es Alfonso Martos Carrión y Azlor de Aragón
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario