jueves, 6 de abril de 2017

S.M. el Rey Felipe VI de España, luce la máxima condecoración de Japón y la reina rescata su tiara preferida.



CARLOS GUSTAVO LAVADO RUIZ Y ROQUÉ LASCANO  
COMANDANTE GRAN MAESTRE 
 ORDEN CABALLEROS DE "SAN IGNACIO DE LOYOLA"


 Bandera de la Hispanidad en las Américas, 
 adoptada como símbolo de las Américas 
 por la séptima conferencia internacional Americana 
 de Montevideo el 13 de diciembre de 1933


El emperador entregó a Felipe VI el collar de la Orden del Crisantemo. Doña Letizia se puso la diadema floral y no la de lises que mostró en la visita del presidente de Argentina 

Dentro de un viaje de Estado, la cena de gala que ofrecen los anfitriones en honor a los mandatarios invitados es uno de los momentos más solemnes. En la visita a Japón, los reyes Felipe y Letizia lucieron las condecoraciones japonesas recibidas poco antes y algunas joyas destacadas de la familia real. 

Este miércoles 5 de abril el emperador Akihito de Japón dio la bienvenida en Tokio a los reyes de España, que comenzaron un viaje de Estado de tres días que supone la “visita de presentación” como monarcas tras el relevo en la Corona en 2014. 

Fue una jornada con una agenda intensa. Después del encuentro en el Palacio Imperial con los emperadores y los príncipes herederos, don Felipe y doña Letizia, recorrieron en Museo Nacional de Ciencias e Innovación, donde también conocieron proyectos de cooperación científica entre España y Japón. 

Además, se reunieron con un grupo de científicos españoles que trabajan en Japón, y también hubo una gran recepción en un hotel de Tokio con cientos de españoles como representación de la colonia española en el país nipón. 

El día acabó con uno de los actos más destacados de toda visita de Estado: la cena de gala. El emperador Akihito abrió su Palacio Imperial para agasajar a los reyes de España, con varios cientos de invitados. 

Felipe VI, condecorado 

Como suele ocurrir en estas cenas, Felipe VI y doña Letizia acudieron cumpliendo con la máxima etiqueta y con condecoraciones y joyas muy significativas. El rey lució por primera vez una nueva distinción: el Collar y la placa de la Orden del Crisantemo, la máxima condecoración que otorga Japón y en el grado concedido a otros reyes, incluido Juan Carlos I en su momento. 

En los últimos meses, don Felipe ha recibido algunas condecoraciones importantes: Salman de Arabia Saudí le impuso el Collar del Rey Abdulaziz, y el presidente de Argentina, Mauricio Macri, le concedió el Collar de la Orden del Libertador San Martín. 

En el caso de la Orden del Crisantemo, Felipe VI lució el collar sobre el frac. Además, en el cuello de la camisa lucía la venera del Toisón de Oro y también la banda de la Orden de Carlos III, así como las placas de la Orden del Crisantemo y de la Orden de Carlos III. 

Las joyas de la reina Letizia 

Por su parte, doña Letizia fue condecorada con la Orden de la Corona Preciosa, una distinción que concede Japón a mujeres: lució la banda amarilla con rayas rojas con la correspondiente placa. La Orden de la Corona Preciosa tiene varios grados, y la reina Letizia recibió el de gran cordón de Paulownia, que ya se entregó a reinas como Máxima de Holanda, Matilde de Bélgica, Silvia de Suecia, Margarita de Dinamarca, Sonia de Noruega, así como la reina Sofía. 

En la misma banda, la reina llevaba prendido un broche de lis, que por ejemplo doña Letizia se ha puesto en otras cenas de gala como la reciente con el presidente de Argentina en el Palacio Real de Madrid. 

Si hace un mes y medio la reina Letizia atrajo todas las miradas en esa misma cena de gala al lucir la tiara de flores de lis, para la cena en el Palacio Imperial de Tokio con los emperadores Akihito y Michiko la consorte de Felipe VI eligió la diadema floral que en su día regaló Franco a doña Sofía. Esta diadema es una de las más utilizadas, de las preferidas por doña Letizia: en los últimos años se la ha puesto para recibir a los presidentes de Colombia, Perú, Chile... 

Además de unos llamativos pendientes, doña Letizia lució también otras joyas de pasar: en una misma muñeca se colocó las dos pulseras gemelas -que parecía una grande- que la reina Victoria Eugenia mandó que se hiciera con las joyas de la pequeña corona que le había regalado Alfonso XIII. 

Los emperadores de Japón 

El emperador Akihito de Japón apareció en la cena de gala con la máxima condecoración concedida por el rey de España: el Collar de la Orden del Toisón de Oro, que le concedió Juan Carlos I. El collar se perdió en un momento dado, pero el rey Juan Carlos le envió otro collar de repuesto. 

En cuanto a la emperatriz Michiko, no lució ninguna tiara de su amplio joyero real. Eso sí, por señal a España se colocó la insignia miniatura de la banda de la Gran Cruz de la Orden de Carlos III. Aunque otras princesas y mujeres de la familia imperial japonesa sí acudieron con diademas. 

Otro detalle: durante la cena de gala, tras Felipe VI, se pudo ver a un ayudante de campo con uniforme de etiqueta del Ejército de Tierra, con los cordones que identifican a los ayudantes de campo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario