viernes, 21 de agosto de 2015

Payamedicos argentinos ciencia y risas en el hospital.


"SAN IGNACIO DE LOYOLA"

priorato general para 
la república argentina
 "virgen del lujan" 


En Homenaje a mi hija

Published on Aug 19, 2015

El 19 de diciembre, luego de dos años de academia y práctica hospitalaria, finalizó la especialización "PAYAMEDICOS" año 2009, de los profesionales de la salud, el acto se llevó a cabo en el Aula Magna de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires UBA.

Aula Magna UBA

La entonces egresada, junto a su hermano y padre 
(Representante del Comandante de la Orden en el Perú y su titular)

Son médicos que se disfrazan de payasos para ayudar a chicos y adultos con diferentes patologías en situaciones de internación. Lo teatral se ajusta a lo terapéutico con el objetivo de mejorar la calidad emocional de los pacientes.  

La propuesta tiene dosis altas de ternura. Lo que sea necesario para hacer de un hospital un lugar en el que la fantasía, la risa y la calidez también tengan su espacio. Así, el “estetosflorio”, mitad estetoscopio, mitad flor, sirve para escuchar el corazón de los pacientes y distingue a los Payamédicos. Es que más que nada, un payamédico, mitad payaso, mitad médico, tiene como propósito atender el corazón, no tanto el músculo como el otro, que se dibuja con colorado y sirve para enamorarse. . 

En el 2003 se constituyó como asociación sin fines de lucro, pero los Payamédicos empezaron su trabajo hacia fines del 2002, cuando José Pellucchi, del servicio de Terapia Intensiva del Hospital de Gastroenterología Bonorio Udaondo y Andrea Romero, del servicio de Psicopatología Infanto-Juvenil del Hospital de Clínicas reunieron sus inquietudes y decidieron utilizar la técnica de clown para ayudar a los pacientes internados. El resultado fue original: a diferencia de las muchas organizaciones de payasos de hospital que existen en el mundo, los Payamédicos son, efectivamente, médicos. Su propuesta tiene un principio y un fin terapéuticos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario