miércoles, 23 de julio de 2014

28 de Julio, día de la Gendarmería Nacional Argentina. La Orden de San Ignacio de Loyola le rinde homenaje en su 76º Aniversario.




Bendición Apostólica SS el Papa Benedicto XVI


Gendarmería Nacional Argentina

"Centinela de la Patria"


Tengo el agrado de dirigirme a los integrantes de la Gloriosa Gendarmería Nacional Argentina, en el que revisté durante treinta años, para hacerles llegar los sinceros saludos, del 76º aniversario de su creación el próximo 28 de julio. Les ruego se sirvan aceptar, estimados camaradas, las seguridades de mis sentimientos más sinceros de alta estima y distinguida consideración. Cte Pr (R) Dr D Carlos Gustavo Lavado Roqué Ph.D.


CAMARADERÍA - ESPÍRITU DE CUERPO - COMUNIÓN

Carta pastoral de S.E.R. monseñor Antonio Juan Baseotto, obispo castrense emérito, con motivo del Año del Rosario correspondiente al mes de agosto

"La fragmentación social, fruto del individualismo, es una de las características de la sociedad actual. Cada uno piensa en su interés, en su ventaja, en su progreso. No piensa para nada en qué puede suceder con los demás: no los tiene en cuenta .El individualismo exacerbado, el narcisismo lo lleva a idolatrar su persona a la que constituye en centro. Sube “pisando cabezas” se dice en el lenguaje común.

En la sociedad civil esta mentalidad individualista es causa del caos que va adueñándose del ámbito nacional. El individualismo llevado al extremo es evidentemente suicida.

Frente al individualismo se cultiva en las diversas Fuerzas el sentido de camaradería. En la camaradería se respira cierto aire de familia. Se trata de una proyección de la propia familia (en algunas oportunidades hace las veces de familia). Al destruirse la familia, se destruye el punto de referencia de la camaradería y el espíritu de cuerpo. Queda todo reducido a una vecindad superficial: se trata de pasar juntos unas horas como trabajadores o empleados de una empresa. Los lazos son muy débiles y la cohesión consiguiente no existe.

La camaradería en el ámbito castrense es tan necesaria como el aire para respirar .Al quitar la camaradería, el espíritu de cuerpo, el sentido de pertenencia a una institución en la que vivo y por la que debo estar dispuesto a dar la vida, destruyo la institución misma.

Quien usa la institución como medio para logros personales, la vacía, la envilece y traiciona a la misma y a sus camaradas.. Y es una de las manchas que ensombrecen de vez en cuando nuestras Fuerzas.

La camaradería no es complicidad, ni tiene por fin crear un cuerpo de choque en oposición a otra comunidad. Bien entendida es la fusión de intereses e ideales en aras de un bien superior, como es en el caso, el servicio a la patria.

Y tal camaradería es una faceta del mandamiento de Cristo: “Ámense unos a otros como yo los he amado”. Y “no hay amor más grande que dar la vida por la persona que se ama”.

La camaradería no es algo funcional, sino vital. No mira los resultados, nace del ideal mismo que anima al hombre de armas: servir a la comunidad.

Jesucristo como Maestro creó ese espíritu de cuerpo entre sus discípulos, hasta al enseñarles la oración que los identificaba como discípulos suyos, el “Padre nuestro” (3º misterio luminoso). Al poner como mandamiento propio el del amor, les dio las características de esa camaradería (5º luminoso). Al resucitar quiso encontrarlos unidos para presentarse ante ellos (1º glorioso). Vino a crear la unidad donde existía la fragmentación y el individualismo. Por ello se encarnó (1º gozoso) y por ello murió en cruz (5º doloroso)...

Si contemplamos los misterios en clave de unidad, de crear comunidad entendemos qué significa camaradería en lenguaje cristiano: es fomentar la comunión, vivir el espíritu de comunión como bien lo explica el Papa Juan Pablo II en su carta apostólica del comienzo del nuevo milenio (Nº 43 ). Invito a leerlo y reflexionar sobre el mismo.

Pido a Dios que crezca entre los hombres de nuestras Fuerzas Armadas y de Seguridad ese espíritu de cuerpo, esa camaradería que es la expresión concreta de la vida en comunión que nos manda Cristo el Señor."

No hay comentarios:

Publicar un comentario