domingo, 29 de junio de 2014

Iglesia del Salvador. Provincia Argentino-Uruguaya, Compañía de Jesús, Buenos Aires República Argentina.





Quiénes somos 

Los Caballeros de la Orden, soldados de Dios, somos jesuitas laicos, somos hombres y mujeres de frontera, dispuestos a estar en aquellos lugares donde hay situaciones de injusticia, donde otros no pueden o no quieren estar, donde se puede tener un efecto multiplicador en bien de la misión. Hombres preparados para responder a las necesidades de nuestro mundo, solidarizándonos con las víctimas de esta historia y así acompañar a Jesús rumbo a la cruz. Somos Compañeros de Jesús, amigos para la misión, y estamos al servicio de la Mayor Gloria de Dios.
Orden Caballeros del Papa en América
Los Jesuitas conquistaron Sud América para la Iglesia de Roma 
(dijo Lord Maculay)

Bandera de las Américas, adoptada como símbolo de las Américas
por la séptima conferencia internacional Americana de
Montevideo el 13 de diciembre de 1933

Bula de la Santa Cruzada en América
Se dedicaba a los gastos de la guerra contra los infieles

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA

El Colegio del Salvador, tiene un origen complicado. En 1767 los jesuitas sufrieron la primer expulsión de América (pragmatica sancion). Al Rio de la Plata volvieron en 1836, luego se retiraron para regresar en forma definintiva en 1856. Al no disponer del Colegio de San Carlos en 1864 compran un terreno y comenzaron las obras de su segundo establecimiento educativo y la iglesia. El lugar era una zona de tunales de ahí el nombre que recibió la actual avenida Callao, “Camino de las Tunas”

Hacia fines de 1870 ya estaba finalizado el Colegio del Salvador su rector, Jose Guarda, le solicitó permiso al Arzobispo de Buenos Aires Federico Leon Aneiros para levantar una iglesia sobre la esquina Norte de la actual Callao y Tucumán, donde funcionaba una capilla. Ante el pedido de Aneirod, Antonio E Malaver, ministro de gobierno de Buenos Aires, autorizó la construccion el 28 de octubre de 1870.
  

Los jesuitas José Sató y Juan Coris, colocaron la piedra fundamental en ese año, pero la edificación comenzó en 1872. Las obras fueron posibles gracias a los generosos aportes de las familias Lavallol y Marcó del Pont.

En la construccion participó el arquitecto Pedro Luzetti. La obra se inauguró sin terminar, con altares provisorios, sin torres y sin revoque, en 1876.

Este templo cuya terminación definitiva llevó 25 años, fue el segundo templo construido por la Compañía de Jesús en esta ciudad. La primera fue la de San Ignacio (Bolívar y Alsina), que data del siglo XVII. 

Me contaron en la iglesia que para terminarla Pedro Luzetti viajo a entrevistarse con el papa Pio IX para pedirle ayuda para concluir la iglesia. El papa, muy generoso, le entrego una caja de marfil que él utilizaba para tomar rapé y le dijo que la rifara. El arquitecto cumplio el pedido de su santidad y recaudó cinco mil pesos.

El templo incluye detalles valiosos de ornamentación, frescos alegóricos, altares de mármol y bronce traídos de Marsella y Barcelona. Gracias a los aportes realizados por familias pudientes, fue posible la construcción del altar mayor, uno de los más artísticos de Buenos Aires.


Campanario 

En la construcción actual se destacan dos torres, concluidas en 1887. Estas, poseen cuatro campanas, de 80 kilos cada una, que fueron fundidas en Francia y cada una de ellas esta consagrada al Sagrado Corazón de Jesús, a la Purísima Concepción, a San José y a San Ignacio. Las campanas del Salvador, dan cuatro notas musicales, Do, Re, Mi y Sol.

El reloj, que exhibe una de ellas, data de 1896. En esa época, esta construcción era un verdadero lujo para un barrio de características humildes que emergía desde las quintas, los descampados y los bajos, y comenzaba a formarse desde los Corrales de Miserere y el naciente Mercado del Abasto, de Corrientes y Anchorena.

Alberto Servaggi, el último relojero-campanero de Buenos Aires, me contó orgulloso en 2012: "Yo fui el que restauró el reloj: hay que darle cuerda una vez cada ocho días. Tardo 20 minutos en darle cuerda".

Organos

Posee en la actualidad un magnifico órgano de 60 tubos de la marca alemana August Laukhuff con tres Manuales de 56 notas y una pedalera de 30 notas. No encontre datos ciertos del ingreso al pais pero supongo que habra sido en 1929 cuando ingreso el del Colegio Nacional de Buenos Aires porque es de similares caracateristicas.

Originariamente tenia uno construido en 1886 por la firma francesa Arístide Cavaillé-Coll. Ese instrumento corresponde al Opus 589 montado en la Iglesia del Salvador, a principios del siglo XX siendo trasladado y montado en la Iglesia de Nuestra Señora de los Milagros en Santa Fe, de la misma Compañía de Jesús.; 

 Capilla

En uno de los costados de la iglesia, se encuentra la capilla de la Buena Muerte, que mide seis por catorce metros y posee una importante cantidad de obras de arte, muchas de las cuales son originales y hacen referencia a la pasión de Cristo. 

Incendio 

El 28 de febrero de 1875 un grupo invadió el palacio arzobispal e incendio el Colegio y la iglesia del Salvador. Los manifestantes repudiaban la decisión del arzobispo Federico León Aneiros de restituir el templo de San Ignacio a los jesuitas. En general la prensa ataco tanto a los manifestantes como al arzobispo. Cien hombres fueron apresados por esos disturbios. El historiado PadreGuillermo Furlong, en su historia de colegio hace una minuciosa descripción de los acontecimientos, él reproduce la versión oficial.

Famosos en la Iglesia


El reconocido caricaturista Florencio Molina Campos el 31 de julio de 1920 contrajo matrimonio en la Iglesia del Salvador con María Hortensia Palacios Avellaneda, hija de don Rodolfo Palacios y de doña María Avellaneda -integrantes de encumbradas familias tradicionales de nuestro país-, con la que inició su vida matrimonial en un departamento ubicado en la Calle Paraguay 339

En la década del 40 el por entonces Coronel Juan Domingo Perón, luego 3 veces presidente electo de los argentinos, con frecuencia asistía a misas que oficiaba el jesuita Hernán Benítez en esta iglesia. En sus homilías el jesuita predicaba, ante una feligresía de clase media alta, que la injusticia social era un pecado; luego, hablaba en privado con ese Coronel que, sin uniforme y aún protegido por el anonimato, lo escuchaba desde los últimos bancos del templo. 

Benítez redactó textos de las proclamas de la revolución militar del 4 de junio de 1943; cumpliría una importante misión diplomática en la gira que en 1947 haría la primera dama Eva Duarte de Perón por Europa; además, sería su confesor y guía espiritual y calmaría la angustia de ella en los días cercanos a su muerte, 26 de julio de 1952.

Deterioro arquitectónico


Por el alto grado de deterioro en 2001, los padres jesuitas decidieron cerrar por nueve meses la Iglesia ante el avanzado estado de deterioro del templo, producido principalmente por filtraciones de agua.

Desde ese año y hasta 2005 las naves laterales del templo estuvieron cerradas. En estas fueron reemplazadas las viejas vigas de madera, deterioradas por la humedad y el mal mantenimiento, por nuevas vigas de metal recubiertas con tableros de cobre.

El padre García-Mata, parroco en 2005, me señaló que “en la nave central se repuso la doble hilera de bancos, recuperando así la capacidad total de asientos del templo”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario