viernes, 13 de septiembre de 2013

Feeding the 5000: ¿Una actualización de las Reglas para ordenarse en el comer?. El título de este artículo puede parecer un tanto arriesgado, ¿es legítimo relacionar las anotaciones marginales de un manual de oración del siglo XVI con una campaña contemporánea de sensibilización contra el despilfarro de alimentos? La respuesta, en mi opinión, es que sí. Por Jaime Tatay, SJ. Agosto 31, 2013.




La Orden de Caballería de las Américas
Los Jesuitas conquistaron Sud América para la Iglesia de Roma 
(dijo Lord Maculay)




El título de este artículo puede parecer un tanto arriesgado, ¿es legítimo relacionar las anotaciones marginales de un manual de oración del siglo XVI con una campaña contemporánea de sensibilización contra el despilfarro de alimentos? La respuesta, en mi opinión, es que sí.

Aunque una cuestión menor – comparada con la oración, el silencio o la meditación de textos sagrados – la comida siempre ha interesado a las personas que se inician en un camino espiritual. Quizás sea por ello que, hace casi 500 años, Ignacio de Loyola escribiera unas breves anotaciones en sus Ejercicios Espirituales  sobre el modo de relacionarse con la comida. Ignacio introduce la reflexión sobre la comida en el contexto de retiro, silencio y contemplación de los Ejercicios confiando que la persona, durante los 30 días de oración, interiorice ocho Reglas para ordenarse en el comer. Reglas que pueda luego incorporar a su vida cotidiana, transformadas ya en hábitos.

El fin último de las Reglas, la transformación de la sensibilidad, legitima la conexión entre la gran tradición ascética religiosa y la inquietud contemporánea respecto a los hábitos alimenticios. Como afirma David Townsend en su comentario a las Reglas (Digesting the Rules for Eating), a la persona va a rezar se le pide “tomar decisiones conscientes y deliberadas sobre sus necesidades y sobre el uso de la comida y la bebida.”

¿Acaso no es algo parecido lo que busca la campaña Feeding the 5000, tomar decisiones conscientes y deliberadas sobre las necesidades y sobre el uso de la comida y la bebida? Tristram Stuart, activista social, autor del libro El escandalo del desperdicio mundial de comiday promotor de la campaña Feeding the 5000 en Inglaterra, trata de hacer algo similar a escala social: sensibilizar e incidir en la opinión pública y en los hábitos de consumo despilfarradores de las sociedades más ricas.

Es cierto que Ignacio nunca pudo imaginar las devastadoras consecuencias éticas y medioambientales del moderno sistema agroindustrial de producción de alimentos que la campaña Feeding the 5000 denuncia. No pudo imaginar que el 10% de las emisiones de CO2 emitidas por los países ricos provenga de la producción de alimentos que nunca se comerán. No pudo imaginar que los 40 millones de toneladas de alimentos desperdiciados anualmente en los hogares y cadenas de alimentación de los EE.UU. podrían alimentar los 1.000 millones de personas mal alimentadas en el planeta. No pudo imaginar que los subsidios a la agricultura de la UE tuvieran efectos tan perniciosos para los productores de los países del sur.

Ignacio no podía saber, en resumen, que la moderna agricultura industrial, los hábitos alimenticios, las políticas de subsidios agrarios, los problemas medioambientales y la pobreza llegarían a ser cuestiones tan íntimamente ligadas.

Sin embargo, aunque no pudiese establecer todas estas complejas conexiones entre comida, justicia social, y equilibrio medioambiental, su intuición básica apunta en la misma dirección que los activistas sociales contemporáneos: la importancia de reflexionar sobre las consecuencias de nuestros hábitos alimenticios, para ordenarlos hacia la prudencia, la templanza y la justicia (o la moderación, el equilibrio medioambiental y la igualdad social).

 “Por tanto, ya comáis, ya bebáis o hagáis cualquier otra cosa, hacedlo todo para gloria de Dios” (1 Corintios 10, 31)

Digesting the Rules for Eating por David Townsend está disponible en pdf en The Way una revista internacional de la espiritualidad cristiana contemporánea publicada por los jesuitas británicos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario