miércoles, 11 de septiembre de 2013

Del emperador Constantino al Papa Francisco .El monograma jesuítico IHS y su historia. . Por S.E. Lic Julio César Lascano Badaracco, Canciller Emérito Orden Caballeros de Su Santidad el Papa "San Ignacio de Loyola".





La Orden de Caballería de las Américas
Los Jesuitas conquistaron Sud América para la Iglesia de Roma 
(dijo Lord Maculay)




Desde el siglo VI se encuentra la 
errónea grafía de Ihesus. IHS en el 
escudo del papa Francisco.

Acostumbrados al emblema jesuítico IHS, --simplemente el nombre Jesús a partir del griego--, pocos conocen el recorrido histórico de esas tres letras y las acepciones que se le han atribuido a los largo de tantos años. Ignacio de Loyola, en el siglo XVI, lo constituyo en el monograma de su emprendimiento de fe cristiana.

El monograma IHS aparece en los primeros siglos de nuestra era, a partir del nombre griego de Jesús: Ιησούς (en mayúsculas ΙΗΣΟΥΣ), del que sería abreviatura. Esta abreviatura es IHΣ, siendo sustituida la sigma final por la S, pero permaneciendo la eta griega, por su similitud con la H latina, y quedando como lo conocemos ahora.

Desde el siglo VI se encuentra la errónea grafía de Ihesus. IHS en el escudo del papa Francisco. El olvido del origen del monograma dio lugar a etimologías populares, la más conocida es la de Iesus Hominum Salvator (Jesús salvador de los hombres) o incluso, haciendo que la h haga referencia a Jerusalén, en latín Hierusalem.

Otras explicaciones legendarias, se han unido al emperador romano Constantino, al que se le habría aparecido el signo junto a las palabras In Hoc Signo vinces (en latín con esta señal vencerás), haciendo referencia a que si se convertía, vencería en la batalla del Puente Milvio.

Sin embargo, tras esta batalla Constantino adoptó como símbolo el lábaro con el monograma de Cristo XP, no este otro monograma.

Otras interpretaciones muy posteriores, acercan el monograma a idiomas modernos. Así, serían las iniciales en inglés de I Have Suffered (yo he sufrido, haciendo referencia al sufrimiento de Cristo en la cruz) y en alemán de Jesus Heiland Seligmacher (Jesús Bendito Salvador).

En español, algunos han creído ver en el monograma la expresión Jesús Hostia Santa.

La devoción incitada por San Bernardo en el siglo XII por el nombre de Jesús como representación de la divinidad en sí mismo y, más tarde por la utilización que del monograma hizo Juan Colombini, lo hicieron muy popular.

Ya en el siglo XV, predicadores como Vicente Ferrer o Bernardino de Siena solían utilizarlo en sus sermones, e incluso a vincularlo a los milagros que unían a estos sermones, que a menudo se acompañaban de conversiones y curaciones masivas. 

San Ignacio de Loyola adoptó el monograma en su sello de General de la Compañía de Jesús (1541), y de esa forma se convirtió en el emblema de su instituto.



No hay comentarios:

Publicar un comentario