martes, 20 de agosto de 2013

Carta de Ingacio a los Jóvenes Latinoamericanos de hoy. Orden Caballeros de Su Santidad el Papa "San Ignacio de Loyola".




La Orden de Caballería de las Américas
Los Jesuitas conquistaron Sud América para la Iglesia de Roma 
 (dijo Lord Maculay)


Casi no me atrevo a escribirte. Yo, Ignacio, soy un viejo y tú eres joven. Yo viví en el tránsito de la edad media a la edad moderna, tú vives en plena modernidad y postmodernidad. Yo nací en el Viejo mundo europeo, tú en el Nuevo mundo de América Latina. En mi tiempo se vivía una fe tradicional, un cristianismo que pasaba de padres a hijos.

Y aunque nuestra vida, mi vida de joven, no estaba de acuerdo con la fe recibida, nunca dudábamos de la existencia de Dios, Ser cristiano era algo connatural, que no se discutía. 

Casi no me atrevo a escribirte. Yo, Ignacio, soy un viejo y tú eres joven. Yo viví en el tránsito de la edad media a la edad moderna, tú vives en plena modernidad y postmodernidad. 

Yo nací en el Viejo mundo europeo, tú en el Nuevo mundo de América Latina. En mi tiempo se vivía una fe tradicional, un cristianismo que pasaba de padres a hijos. Y aunque nuestra vida, mi vida de joven, no estaba de acuerdo con la fe recibida, nunca dudábamos de la existencia de Dios, Ser cristiano era algo connatural, que no se discutía. 

Todos blasonábamos de la pureza de la fe y estábamos convencidos de que fuera de la Iglesia no había salvación. Era la época de Cristiandad, de las cruzadas, la inquisición y del proselitismo religioso. Yo estuve a punto de matar a un moro porque cuestionaba de la virginidad de María. Mi compañero Francisco Xavier recorrerá un día la India, las Molucas y el Japón para anunciar el evangelio, pues le angustiaba pensar que sus habitantes se condenarían si no se los bautizaba y entraban en la Iglesia... 

Pobre en bondad: Ignacio de Loyola. Tomado de Víctor Codina SJ;“Ante todo, Dios”. 1 de marzo 2006.

No hay comentarios:

Publicar un comentario