viernes, 8 de noviembre de 2013

EL CUMPLIMIENTO DEL DEBER COMO OBLIGACIÓN Y RESPONSABILIDAD SOCIAL. (En tiempos de tiniebla, cuando priva la sinrazón, los principios y la conciencia hacen del cumplimiento del deber una sagrada permanente obligación.JCA). Por S.E. Cab Tcnl. Don José Javier de la Cuesta Avila OCSSPSIL.(LMGSM 1 y CMN 73).



Orden Caballeros del Papa en América
Los Jesuitas conquistaron Sud América para la Iglesia de Roma 
(dijo Lord Maculay)





Nadie ignora que nuestra Argentina esta en problemas, en los que cae recurrentemente, ante la sorprendida mirada del mundo, que no encuentra justificativo a lo que nos sucede, por lo que surge el interrogante lógico: si su ciudadanía y gobierno cumplen con su deber. Aquellos que no cumplen con su deber, tienen que tener su conciencia adormecida y sus sentimientos éticos y morales destruidos, porque, de alguna manera, traicionan lo que son y destruyen lo que se les asigno como obligación.

¿Es posible que exista una carga de conciencia mas grave que el no cumplir con el deber.?. Este es un interrogante que alcanza a todos, pero que es tanto mas importante cuanto mas alta es la jerarquía. El individuo aislado o integrante de un grupo tiene deberes que se muestran como obligaciones propias o compartidas. Estas obligaciones nacen del conocimiento, por lo que, aquel mas capaz, tendrá mayores por la natural responsabilidad del saber. El primer deber es consigo mismo ,ya que, naturalmente, cada uno es el dominio básico del individuo, lo que nos hace persona. Esta obligación personal se proyecta al entorno, en la medida que se crean enlaces en cada medio, sea la familia, el trabajo y/o la vecindad. La obligación individual crece, además, en tanto cada uno tenga la responsabilidad de representar, mandar, dirigir, conducir o resolver sobre temas que se originan o afectan a terceros. Ello nos lleva a preguntarnos, si los que nos representan constitucionalmente (CNA Art 1), nos lo hacen a nosotros o somos nosotros usados por ellos, para respaldarlos en sus fines ideológicos. ??.

Esta relación, originada en el deber, impone, lógicamente, una determinada vinculación , que identifica seres y determina acciones. La vida familiar, laboral o grupal, de cualquier tipo, como las actividades especificas que requieren profesionalismo, tienen sus propias y respectivas reglas, algunas veces en forma de normas, pero, otras, como conductas. Las normas están especificadas de alguna manera, en cambio las conductas, surgen como resultantes de los usos y costumbres. Se espera que los individuos o las comunidades de mayor nivel, sean las que tengan mas desarrollados sus deberes, partiendo de las conductas, como, las menos ilustradas, requieren de normas que se les impone, como guia de sus acciones. Ello nos lleva al concepto de libertad, que será mas concreto, en la medida que se cumpla con lo que se debe, pues, de esta manera, se lo afirma, defiende y demuestra

Cumplir con el deber, cuando esta especificado, es, en realidad, algo fácil, ya que esta ello fijado, aceptado e impuesto. Cumplir con el deber, cuando se esta ante una situación critica, no prevista o circunstancial, requiere formación, ya que es activar sentimientos, antecedentes y carácter, cuya única satisfacción esta en haberlo hecho. La satisfacción por el deber cumplido, es uno de los intimos y personales sentimientos, que nacen en la conciencia y se instalan en ella. Esta satisfacción es la que muestra dignidad, señala altruismo y expresa los valores que hacen el héroe o el sabio.

Aunque parezca sorprendente, una característica que destaca a la persona sabia y heroica a la vez, es tener la capacidad de saber y entender, que, por alguna razón, común o circunstancial, no esta en capacidad y/o aptitud para cumplir con su deber. Lo lógico esperado de esa grandeza es reconocer su falencia y lo racional necesario es transferir la obligación. La realidad ambiental muestra que, en ocasiones, la virtud de reconocer y transferir no se materializa, por lo que existe la necesidad del control que, en la medida que sea científicamente puro, sano y efectivo, será justo y oportuno. Cuanto mayor sea la responsabilidad de las obligaciones, mayor deberá ser el control, por la necesaria prudencia y la obligada prevención de la magnitud de sus efectos. Todo ser humano, toda actividad realizada o todo proceso en acción, necesita tener un ámbito de control, no tan solo para lograr su exacta realización, sino también para percibir errores y/o equívocos que, enmendados en tiempo, solo serán ello, y no se convertirán en fracasos o desastres.

Se dice que se actuó "mas allá del cumplimento del deber", cuando se pone para hacerlo, en riesgo valores básicos , como es la vida y, en ocasiones ,cuando lo que se arriesga es el prestigio o al honor, dado que los mismos configuran éticamente una misma figura. En estas situaciones, aparece la figura del héroe, el ejemplo o el modelo, que se proyecta como tal, dentro de una sociedad o tiene acceso a las paginas de la historia. Los argentinos tenemos en esa dimensión al General José de San Martín, en su "renunciamiento" ante Bolívar. El mundo actual, ha ubicado en esa magnitud, al Papa Benedicto XVI, en su abdicación como Sumo Pontífice, considerando que la temática vaticana a resolver excedía a sus fuerzas y capacidades. Existen muchos y variados ejemplos que recuerdan gestos y personas, ante diversas situaciones, que su sola exposición, es una manera de sublimizar a lo humano. Sin embargo, lamentablemente, también hay situaciones contrarias, en las cuales, el temor, la envidia o el egoísmo, presenta aquellos y aquello en forma negativamente cruel

Nuestra Argentina esta en problemas. Estos problemas pueden ser resueltos si quienes asumen la responsabilidad de hacerlo son lógicamente idóneos y técnicamente aptos. La realidad es que los que se postulan para gobernar, no se apoyan en un sistema apto, efectivo y capaz. La conciencia de los dirigentes del presente debe decirles si "están cumpliendo con su deber" al actuar, hacer, decidir y conducir como obligación gubernamental a la Nación hacia el futuro.


PUBLICÓ


Artículo publicado bajo la protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula: "Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión". Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU el 10.12.1948"


DIRECCIÓN GENERAL DE PRENSA
"La Botica de Jackeline"
La voz de la Orden de Loyola en  Espacio "San Gabriel”
 los viernes de 1200 Hs a 1300 Hs, hora Argentina por 
http://www.cadenaam1470.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario